USTED ESTÁ:

BIENESTAR

COMPARTIR

VOLVER AL COLEGIO NO TIENE QUE SER UN PROBLEMA

7 enero 2016

En las vacaciones es inevitable que los niños cambien los hábitos que tenían mientras estaban asistiendo al colegio, ya que se levantan más tarde, permanecen despiertos viendo televisión o jugando hasta tarde en la noche, tienen más horas libres para el ocio, comen varias veces al día y pierden la disciplina para sentarse a hacer tareas, por ejemplo. En consecuencia, con mucha frecuencia, durante los primeros días de clases tienen dificultades para adaptarse y ello, a veces, puede ser bastante problemático. Para evitar todas estas posibles situaciones, es conveniente que antes del inicio del colegio, los padres paulatinamente vuelvan a introducir ciertas rutinas en la vida de sus hijos. Así, desde unos días antes resulta apropiado levantarlos un poco más temprano cada vez, limitar el tiempo que pueden pasar viendo televisión o jugando y adelantar la hora de acostarse, para que vuelvan a adquirir los hábitos de sueño que se adaptan al horario escolar.

En este sentido, además de evitar las actividades intensas, al menos una hora antes del momento de acostarse, es importante que los niños no consuman dulces o gaseosas porque el exceso de azúcar hace que se sientan más activos y ocasiona dificultades para conciliar el sueño.

Para reducir las horas de ocio y facilitar el proceso de reasumir los horarios de estudio y de tiempo dedicado a hacer tareas, puede ser útil recurrir a medidas tales como incentivarlos a leer durante una o dos horas, a ayudar en las labores del hogar (tender las camas, recoger el desorden, organizar su cuarto, participar en la elaboración de las comidas, etcétera) y volver a establecer horarios para que regresen a casa cuando salen al parque a jugar o a pasear con amigos sobre todo si se trata de preadolescentes o adolescentes. Al respecto, con los más chicos los padres pueden dedicar media hora o más a realizar dibujos o manualidades y a entretenerlos con juegos que estimulen su concentración (reconocer figuras, armar rompecabezas e incluso algunos de los muchos videojuegos didácticos disponibles).

Aunque todavía estén de vacaciones, estimularlos a que cada noche antes de acostarse alisten la ropa que van a ponerse al otro día o bien organicen los juguetes que piensan usar, ayuda a que cuando vuelvan al colegio se acostumbren a organizar sus cuadernos y a guardar las tareas en la maleta, para que al día siguiente no vayan a dejar nada olvidado y así se evitan los afanes de última hora.

Respecto a la alimentación, es preciso retomar horarios estables para las comidas y procurar que los chicos no estén “picando” a cada rato.

Además, es muy importante hablar con los niños tanto para resaltar las cosas positivas de regresar al colegio, como volver a encontrarse con los amigos, hacer nuevas amistades, aprender nuevas cosas, estrenar cuadernos y libros, participar en deportes u otras actividades, como para darles a ellos la oportunidad de expresar las posibles preocupaciones que tengan respecto al regreso al colegio.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

SÍNDROME DEL OJO SECO

VER MÁS

¿QUÉ ACTIVIDAD FÍSICA DEBES REALIZAR SEGÚN TU EDAD?

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesEn las vacaciones es inevitable que los niños cambien los hábitos que tenían mientras estaban asistiendo al colegio, ya que se levantan más tarde, permanecen despiertos viendo televisión o jugando hasta tarde en la noche, tienen más horas libres para el ocio, comen varias veces al día y pierden la disciplina para sentarse a […]

Calificacion.
 
Summary