USTED ESTÁ:

BIENESTAR

COMPARTIR

ACTITUDES QUE DEBES EVITAR POR EL BIENESTAR DE TU HIJO

7 enero 2016

Sin duda alguna, ser padres es una experiencia maravillosa que trae consigo inmensas responsabilidades. De todas ellas, quizás la más importante y que genera mayores inquietudes en papás y mamás es la crianza de los hijos, para que lleguen a ser personas autónomas, con valores, responsables y felices.

Infortunadamente, no existe un manual de instrucciones que garantice una crianza perfecta y por eso, a pesar de tener las mejores intenciones, es inevitable equivocarse. En este sentido, dos de los errores más frecuentes, son la sobreprotección y la sobre exigencia.

Sobreproteger: un exceso de amor y preocupación

Por supuesto que los hijos necesitan de protección y cuidados, pero a medida que van creciendo, como parte integral de su desarrollo físico y emocional, se hacen más independientes y autónomos, a la vez que adquieren criterios propios. En consecuencia, es importante que los padres se adapten a estos cambios, eviten las conductas sobreprotectoras o permisivas y entiendan la importancia de poner límites.

La sobreprotección no sólo implica un exceso de cuidados y atenciones, sino también asumir actitudes complacientes, tales como permitirles hacer todo lo que quieran o concederles todos sus caprichos y no darles responsabilidades.Los niños sobreprotegidos, crecen dependientes de sus padres y llenos de inseguridades; no aprenden a manejar la frustración, se vuelven irritables, agresivos, excesivamente demandantes e irresponsables, a la vez que tienen menos capacidades para relacionarse con otras personas y adaptarse a nuevos ambientes.

La exigencia sobredimensionada

Actualmente, cada vez son más los padres que desean que sus hijos sean sobresalientes, no sólo académicamente sino también en actividades artísticas y deportivas, por lo que además de buscarles los mejores colegios, desde muy pequeños los inscriben en escuelas deportivas, musicales, de danza, de equitación, etcéterao les contratan profesores particulares para que, por ejemplo, perfeccionen su dominio en varios idiomas.

Si bien la justificación de todo esto es ofrecer a los hijos una educación integral y de calidad, que les asegure ventajas futuras, también es cierto que,hoy más que nunca, los niños son considerados como una extensión del ego de los padres y una proyección de sus posibles frustraciones personales, además de no permitir que los niños gocen de su infancia (pues pasan más tiempo perfeccionándose que jugando o divirtiéndose).La sobre exigencia, a menudo se acompaña de otras actitudes de crianza, que pueden ser contraproducentes.

Así, los padres tienden a ser demasiado controladores de las actividades y el tiempo libre de sus hijos;les inculcan, desde muy chicos, un afán desmedido por la excelencia y la competitividad (de modo que los niños se comparan constantemente con otros), suelen descalificarlos cuando cometen errores o no hacen las cosas a la perfección (lo que no sólo genera frustración sino que afecta negativamente la autoestima) y con frecuencia desestimulan aquellas aptitudes de los niños que no cumplen con las expectativas que tienen para ellos.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

SÍNDROME DEL OJO SECO

VER MÁS

¿QUÉ ACTIVIDAD FÍSICA DEBES REALIZAR SEGÚN TU EDAD?

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesSin duda alguna, ser padres es una experiencia maravillosa que trae consigo inmensas responsabilidades. De todas ellas, quizás la más importante y que genera mayores inquietudes en papás y mamás es la crianza de los hijos, para que lleguen a ser personas autónomas, con valores, responsables y felices. Infortunadamente, no existe un manual de […]

Calificacion.
 
Summary