USTED ESTÁ:

NUTRICIÓN

COMPARTIR

SLOWFOOD: ADIÓS A LA COMIDA RÁPIDA

8 marzo 2019

Vivimos en un mundo en el que las 24 horas del día ya no alcanzan para hacer todos los pendientes. En un ajetreo constante, en el que nos desconectamos cada vez más de nuestras señales internas y de nuestras decisiones alimentarias. Comer comida rápida o ya lista es la opción para muchos, por eso el movimiento SlowFood propone lo contrario.

Para reducir este comportamiento de comer lo más rápido posible, surge en Italia a finales de los años ochenta SlowFood o comida lenta. Su teoría se basa en comer valorando la calidad y con atención, teniendo en cuenta de dónde vienen los ingredientes y el proceso de preparación. Por eso este movimiento aspira al incremento del consumo local, el disfrutar de comidas que sean nutritivas para el humano y que tengan un menor impacto en el planeta. Además, se opone a multinacionales de la industria alimentaria y agricultura industrial.



SlowFood se basa en una premisa de calidad de los alimentos para que sean:

- Buenos: que su sabor sea delicioso y fresco de la temporada.

- Limpios: producción y consumo de alimentos que no perjudiquen el medio ambiente, el bienestar animal o la salud del humano.

- Justos: precios accesibles para consumidores y para los productores.

La lucha con la “comida rápida”

Cada vez que se habla de “comida rápida” se piensa en comidas como pizzas o hamburguesas, pero en realidad el consumo de comidas rápidas va más allá. Involucra muchos factores y una infinidad de productos que se producen, se comen y se venden con prisa. En consumo masivo de comidas ultraprocesadas nos lleva a un consumo de alimentos muy lejano de un sabor real. Por ejemplos quesos que no contienen casi nada de lácteos o productos que son más sintéticos que naturales, poniendo en alerta a nuestra salud. Por esto, SlowFood busca crear consciencia de este abuso y consumo masivo.

El símbolo de este movimiento es un caracol, haciendo referencia a la lucha contra la velocidad y la prisa alimentaria. Desde 2004, la Organización de Las Naciones Unidas para la Alimentación, FAO, reconoció a SlowFood como una organización sin fines de lucro. Ahora, este movimiento tiene a más de 100,000 asociados en más de 160 países trabajando por la biodiversidad alimentaria y creando vínculos entre productores y consumidores; concientizando a la sociedad acerca de este tema. Este movimiento promueve el uso de alimentos ecológicos, un consumo sostenible y responsable con los productores, y protege el patrimonio de cultura gastronómica de cada país.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

ALIMENTOS PARA AUMENTAR LAS DEFENSAS

VER MÁS

COMIDA Y EMOCIONES: ¿TIENEN ALGUNA RELACIÓN?

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesVivimos en un mundo en el que las 24 horas del día ya no alcanzan para hacer todos los pendientes. En un ajetreo constante, en el que nos desconectamos cada vez más de nuestras señales internas y de nuestras decisiones alimentarias. Comer comida rápida o ya lista es la opción para muchos, por eso […]

Calificacion.
 
Summary