USTED ESTÁ:

BIENESTAR

COMPARTIR

¿QUÉ TAN BUENO ES SER “MACHO”?

7 enero 2016

A pesar de los grandes cambios socioculturales ocurridos en las últimas décadas, la sociedad colombiana sigue siendo profundamente machista y no sólo tolerante sino permisiva hacia la agresividad masculina, tal como han mostrado varios estudios recientes, entre ellos el estudio “Tolerancia social e institucional sobre la violencia basada en género”, realizado por la Presidencia de la República y la oficina en Colombia de las Naciones Unidas.

Para señalar sólo algunos aspectos, en esta investigación, 59% de los encuestados consideró que las mujeres vestidas de manera provocativa se exponen a ser agredidas sexualmente, 32% de los hombres participantes consideraron que las mujeres deben ser controladas por el varón y 41% estuvieron de acuerdo con que la mujer debe dedicarse en forma exclusiva al hogar y al cuidado de los hijos, mientras que más de 90% manifestaron que responder de manera agresiva (verbal o física) es un atributo de la masculinidad.

No sorprende, entonces, que según las estadísticas de la Policía Nacional y la Encuesta de Convivencia y Seguridad Ciudadana del año 2012, los hombres de 15 a 44 años son los agresores en la mayoría (alrededor de 80%) de las riñas registradas y las principales causas de su participación en ellas son responder a agresiones verbales o físicas (60% y 63%, respectivamente) o defender a otra persona (44%), a menudo bajo la influencia del alcohol (59% de los casos). Asimismo, tan sólo en Bogotá, durante 2012, 66% de los casos de violencia intrafamiliar registrados correspondieron a riñas entre parejas, 87% de las víctimas fueron mujeres y, en conjunto, la causa más frecuente tuvo que ver con situaciones o conflictos generados por el machismo.

Es más, de acuerdo con un artículo publicado hace algunos días en el periódico El Tiempo (edición del 23 de septiembre), actualmente los hombres de Bogotá y muchas ciudades del país tienen una mayor probabilidad de morir o resultar gravemente heridos durante una riña (ya sea en la calle, en un establecimiento comercial o incluso en su lugar de residencia) que en un atraco callejero o por otro tipo de crímenes.

Aunque las actitudes “de macho” no son las únicas responsables de la creciente intolerancia y agresividad de la sociedad colombiana, pues estos fenómenos son extremadamente complejos y obedecen a múltiples factores, sí constituyen un componente importante del problema, pues el machismo no sólo reafirma la identidad sexual masculina desde la perspectiva del dominio sobre la mujer y rechaza todo comportamiento considerado supuestamente como femenino, sino que fomenta la agresividad y la confrontación física como rasgos distintivos del varón.

En opinión de Bertha Ramírez, psicóloga infantil y de familia, los conceptos, comportamientos y actitudes machistas no son exclusivos de los hombres y en distintas culturas el machismo se inculca desde la infancia, tanto a los niños como a las niñas, en los hogares y colegios. Así, como parte de la asignación de los roles sociales de género, los niños son educados hacia la negación de todas aquellas actitudes o conductas consideradas femeninas con frases tales como: “los hombres no lloran”, “no sea niña, no se queje”, “aguántese sea machito” y hacia la resolución de los conflictos mediante la agresión física o verbal, de modo que si en el colegio algún compañero los molesta, a menudo el consejo más común que reciben de los adultos es: “no se deje, respóndale, péguele o ¿es qué es una niña?

Más que alarmarse por las noticias de intolerancia y violencia protagonizadas por hombres, publicadas durante las últimas semanas, como las muertes violentas de hinchas de equipos de fútbol (en Bogotá, Soacha, Medellín y Cali) .Vale la pena preguntarse qué tan bueno es eso de “dárselas de macho” y cuestionarse las implicaciones de fomentar el machismo en nuestros hijos e hijas.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

SÍNDROME DEL OJO SECO

VER MÁS

¿QUÉ ACTIVIDAD FÍSICA DEBES REALIZAR SEGÚN TU EDAD?

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesA pesar de los grandes cambios socioculturales ocurridos en las últimas décadas, la sociedad colombiana sigue siendo profundamente machista y no sólo tolerante sino permisiva hacia la agresividad masculina, tal como han mostrado varios estudios recientes, entre ellos el estudio “Tolerancia social e institucional sobre la violencia basada en género”, realizado por la Presidencia […]

Calificacion.
 
Summary