USTED ESTÁ:

NUTRICIóN

COMPARTIR

LOS ESPECIALISTAS, CLAVES EN TU SALUD

11 agosto 2015

En la actualidad cada vez más personas son conscientes de la importancia de una nutrición balanceada, no sólo para el bienestar y el cuidado de la salud general, sino para prevenir diversas enfermedades relacionadas con hábitos de alimentación inadecuados, como son el sobrepeso y la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

No obstante, a menudo la información que se recibe, ya sea de los medios o los amigos, acerca de lo que constituye una alimentación saludable resulta contradictoria o poco práctica de realizar en la vida cotidiana.

Además, no son pocas las personas que por tradición familiar, costumbres regionales o incluso la falta de tiempo consumen comidas desequilibradas, por ejemplo con un contenido excesivo de compuestos altamente energéticos como las grasas o los carbohidratos (harinas y azúcares), o bien se saltan una de las tres principales comidas del día (casi siempre el desayuno).

De otra parte, las necesidades de nutrientes no son las mismas para todas las personas y de hecho, cambian durante la vida, a la vez que dependen del grado de actividad física de cada quien y sus condiciones generales de salud.

Así mismo, después de los 30 a 35 años de edad, como el metabolismo se hace más lento, resulta necesario hacer algunos cambios en la alimentación con el propósito de adaptarse a esta circunstancia y no consumir un exceso de calorías que van a acumularse en el cuerpo en forma de grasas (tejido adiposo).

Es por esto que vale la pena consultar con cierta frecuencia, al menos cada 6 meses, al nutricionista/dietista, para recibir una completa evaluación nutricional y metabólica, junto con las recomendaciones acerca de la alimentación más apropiada para cada persona.


Si bien los expertos consideran que la consulta nutricional está indicada para las personas de todas las edades y condiciones de salud, esta tiene particular importancia en:

- Las mujeres embarazadas o que planean un embarazo.

- Los mayores de 55 años.

- Los deportistas de competición y quienes tienen un estilo de vida muy activo (hacen ejercicio o practican deportes con regularidad).

- Las personas que practican o quieren dedicarse al vegetarianismo (parcial o completo).

- Los niños y adolescentes.

- Quienes tienen enfermedades como diabetes, hipertensión arterial, exceso de colesterol y otros lípidos (grasas) en la sangre (hiperlipidemia), osteoporosis, anemia, hipo o hipertiroidismo, alergias a los alimentos, trastornos de la alimentación (como anorexia nerviosa o bulimia), y aquellos que han sufrido angina de pecho, un infarto cardiaco o una trombosis cerebral.

- Las personas con sobrepeso y obesidad.

- Quienes se han sometido a procedimientos de cirugía bariátrica para perder peso y a cirugías estéticas como la abdominoplastia u otras técnicas reductoras/eliminadoras del tejido adiposo.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

TODO LO QUE TIENES QUE SABER DE LA CÚRCUMA

VER MÁS

SLOWFOOD: ADIÓS A LA COMIDA RÁPIDA

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesEn la actualidad cada vez más personas son conscientes de la importancia de una nutrición balanceada, no sólo para el bienestar y el cuidado de la salud general, sino para prevenir diversas enfermedades relacionadas con hábitos de alimentación inadecuados, como son el sobrepeso y la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. No obstante, […]

Calificacion.
 
Summary