USTED ESTÁ:

SALUD

COMPARTIR

MUJERES, A CUIDAR EL CORAZÓN

6 enero 2016

De acuerdo con datos recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la actualidad las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte de mujeres en todo el mundo, ya que son responsables de 25% a 30% de los fallecimientos registrados anualmente entre la población femenina y superan a las siguientes causas de muerte que son las infecciones y otras enfermedades respiratorias (15%) y el cáncer de seno (5%).

En las mujeres la probabilidad de morir durante las primeras horas luego de sufrir un primer infarto cardiaco es de 50%, mientras que en los hombres es de 30%. Entre quienes sobreviven a un primer infarto 4 de cada 10 mujeres morirán por problemas del corazón (principalmente falla cardiaca severa o reinfarto) en el siguiente año; en tanto que esto ocurre en 2 de cada 10 hombres. Además, después de un infarto cardiaco, 48% de las mujeres quedan incapacitadas debido a insuficiencia cardiaca congestiva, en comparación con apenas 20% de los hombres.

No se conocen con exactitud las razones por las cuales las enfermedades cardiovasculares y sus consecuencias son más graves en las mujeres, pero al parecer esto obedece a que en ellas las manifestaciones (síntomas) de dichas enfermedades son menos evidentes e incluso atípicas, por lo que no son detectadas de manera oportuna y en consecuencia, a menudo, no reciben tratamiento a tiempo.
Si bien las hormonas femeninas (estrógenos) constituyen un importante factor protector contra las enfermedades cardiovasculares, ya que ejercen varios efectos positivos en la sangre y los vasos sanguíneos, todos estos beneficios disminuyen notablemente e incluso algunos desaparecen por completo después de la menopausia debido a la drástica reducción en la producción de estrógenos que ocurre al cesar la actividad de los ovarios. Así, antes de la menopausia el riesgo de enfermedades cardiovasculares es menor en las mujeres que los varones, pero después de la menopausia dicho riesgo es prácticamente igual en ambos.

Por otra parte, desde hace algunos años ciertos factores que predisponen a las enfermedades cardiovasculares son cada vez más comunes entre las mujeres, tales como el hábito de fumar (tabaquismo), el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, la dislipidemia (alteración del contenido de colesterol, y otros lípidos en la sangre), la hipertensión arterial, la diabetes y la obesidad.

Según la OMS en la actualidad un 30% a 40% de los fumadores en todo el mundo son mujeres. El porcentaje de mujeres fumadoras desde la adolescencia ha venido creciendo en los últimos años y en el grupo de edad de 15 a 25 años, 34% de las mujeres son bebedoras frecuentes, es decir toman más de dos copas de licor (o botellas de cerveza), dos o tres veces por semana, frente a 30% de los varones.

Con respecto a los hombres, las mujeres llevan un estilo de vida más sedentario, sufren más de exceso de peso (en la mayoría de países, de 4 personas con obesidad 3 son mujeres) y están más expuestas al estrés emocional, pues mientras que en los hombres el nivel de estrés disminuye sustancialmente cuando llegan al hogar después del trabajo o los fines de semana, en las mujeres ocurre todo lo contrario.

Muchos de los factores predisponentes a las enfermedades cardiovasculares pueden modificarse y ello se traduce en una notable reducción de la probabilidad de sufrir cualquiera de estas enfermedades durante la vida; por lo tanto, es muy importante que las mujeres cuiden su corazón y para ello las medidas más apropiadas comprenden:

No fumar o dejar de hacerlo.
Reducir el consumo de bebidas alcohólicas
Practicar ejercicios (sobre todo de tipo aeróbico, como caminar, trotar o nadar), con regularidad, es decir, 4 a 5 veces por semana durante 20 a 30 minutos.
Tener una alimentación sana y balanceada, con un alto contenido de frutas y vegetales frescos, así como una baja cantidad de harinas, azúcares y grasas.
Evitar el sobrepeso y la obesidad, manteniendo un peso corporal adecuado para la edad.
Aprender a manejar el estrés, ya sea compartiendo las responsabilidades del hogar con la pareja, practicando meditación o yoga, y tener tiempo libre para actividades recreativas o de ocio.
Acudir periódicamente al médico para un examen físico completo, que incluya, entre otros aspectos, la valoración de los posibles factores de riesgo cardiovascular.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

¿QUÉ ES EL ADN?

VER MÁS

VASECTOMÍA Y LIGADURA DE TROMPAS: VENTAJAS Y DESVENTAJAS

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesDe acuerdo con datos recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la actualidad las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte de mujeres en todo el mundo, ya que son responsables de 25% a 30% de los fallecimientos registrados anualmente entre la población femenina y superan a las siguientes causas […]

Calificacion.
 
Summary