USTED ESTÁ:

SALUD

COMPARTIR

MITOS Y VERDADES DEL VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO

6 enero 2016

El cáncer de cuello (cérvix) uterino es la segunda enfermedad maligna más frecuente entre las mujeres de todo el mundo pues según datos de la Organización Mundial de la Salud, afecta a 1 de cada 10 y cada año ocasiona cerca de 300.000 muertes, la mayoría de ellas en países en vías de desarrollo, como Colombia.

De hecho, en el país, esta enfermedad actualmente es el segundo tipo de cáncer más frecuente entre las colombianas y también es la segunda causa de muerte por enfermedades malignas en las mujeres de 25 a 65 años, sólo superada por el cáncer de seno.

El cáncer de cérvix no sólo es una enfermedad maligna completamente curable si se detecta a tiempo, mediante la citología vaginal, sino que puede prevenirse efectivamente mediante la aplicación de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), a las niñas y mujeres de 9 a 26 años.

Lo que ocurre es que este es uno de los pocos cánceres cuya aparición está vinculada directamente a la infección por un virus, en este caso el VPH. De hecho, en ausencia de infección por este virus no hay ninguna posibilidad de que se desarrolle cáncer de cérvix.

¿Cómo se adquiere la infección?

Casi exclusivamente por vía sexual (95% de los casos), pero también puede transmitirse de la madre al hijo durante el parto vaginal. Cualquier persona, sexualmente activa puede adquirir la infección y de hecho, se estima que la mayoría de los hombres y mujeres (85%-95%) se han infectado al menos una vez desde el momento en que empezaron a tener relaciones sexuales.

MITOS-Y-VERDADES-DEL-VIRUS-DEL-PAPILOMA-HUMANO-2Es más, casi siempre la infección se adquiere durante los primeros años de la vida sexual activa y si bien, el hecho de tener varias parejas sexuales es un factor predisponente, no es cierto que la infección afecte sólo a quienes son promiscuos.

¿Todos los virus de papiloma producen cáncer?

Existen más de 100 variedades de VPH, pero sólo unas pocas (alrededor de 12) están asociadas al desarrollo de cáncer, en especial las variedades 16 y 18 que ocasionan hasta 75% de todos los cánceres del cuello uterino. La mayoría de infecciones desaparecen por si solas sin causar síntomas y aquellas debidas a las variedades no cancerosas de VPH pueden manifestarse por verrugas o condilomas (lesiones benignas).

El problema radica en que cuando ocurren infecciones repetitivas por las variedades malignas, estos virus tienden a persistir dentro de las células que recubren el cuello del útero y con el paso del tiempo (5 a 15 años) inducen la formación de lesiones precancerosas, que en pocos meses evolucionan hacia un cáncer.

¿Por qué es importante la vacuna contra el VPH?

La vacunación contra el VPH, con cualquiera de las vacunas disponibles, permite prevenir alrededor de 95% de las infecciones por los virus 16 y 18, es decir que evita 8 a 9 de cada 10 cánceres de cérvix, si se aplica antes del inicio de la vida sexual. Por eso, la OMS recomienda la vacunación de todas las niñas de 9 a 13 años de edad, así como de las adolescentes y mujeres jóvenes (de 14 a 26 años) que no han tenido relaciones sexuales.

¿La vacuna contra el VPH fomenta la promiscuidad sexual?

Este es quizás uno de los mitos más absurdos acerca del VPH. Desde el punto de vista científico no hay ninguna posibilidad de que la vacuna estimule el apetito sexual de las niñas o de las mujeres.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

¿QUÉ DEBES SABER SOBRE EL LINFEDEMA?

VER MÁS

GLAUCOMA, QUÉ ES Y CÓMO TRATARLO

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesEl cáncer de cuello (cérvix) uterino es la segunda enfermedad maligna más frecuente entre las mujeres de todo el mundo pues según datos de la Organización Mundial de la Salud, afecta a 1 de cada 10 y cada año ocasiona cerca de 300.000 muertes, la mayoría de ellas en países en vías de desarrollo, […]

Calificacion.
 
Summary