USTED ESTÁ:

SALUD

COMPARTIR

MENOPAUSIA: UNA ETAPA MÁS EN LA VIDA DE TODA MUJER

6 enero 2016

La menopausia no es una enfermedad sino una etapa normal del ciclo de vida de la mujer, en la cual dejan de presentarse las menstruaciones, hay una pérdida completa de la fertilidad y los ovarios ya no producen estrógeno (la principal hormona sexual femenina).

Ahora bien, esta es una época no solo de cambios físico sino emocionales y en muchos otros aspectos de la vida de la mujer.

Para algunas, la ausencia de menstruaciones y la pérdida de la fertilidad, en lugar de ser problemáticas resultan bienvenidas, porque, entre otros aspectos, son condiciones liberadoras desde el punto de vista emocional, en la medida en que ya no es necesario preocuparse por evitar el embarazo y las relaciones íntimas pueden asumirse de una forma mucho más relajada. De hecho, algunas mujeres experimentan un renacer de su sexualidad al llegar a esta etapa.

Además, está la cuestión de dejar de preocuparse por las molestias menstruales, los sangrados que ocurren en el momento menos oportuno, la incomodidad (en mayor o menor grado) que generan las menstruaciones y, por supuesto, la inquietud y la ansiedad ante cualquier retraso inesperado.

Sin embargo, la disminución de los estrógenos en el cuerpo no solo ocasiona varios cambios en diversos órganos, sino que puede favorecer el desarrollo de ciertas enfermedades, entre ellas la osteoporosis, la hipertensión arterial y las enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos.

Lo que sucede es que los estrógenos cumplen muchas funciones en el organismo y algunas de ellas tienen que ver con la protección contra ciertas enfermedades.

Por ejemplo, en los huesos los estrógenos promueven la fijación de minerales (en particular el calcio) que dan firmeza a los huesos; evitan o disminuyen la formación de placas en las paredes de las arterias; tienen efectos positivos en el metabolismo de las grasas, pues promueven la formación de colesterol bueno (HDL) y reducen la cantidad de colesterol malo (LDL) en la sangre; estimulan la producción natural de ciertas sustancias que controlan y mantienen una adecuada presión arterial.

Además, los cambios hormonales pueden ocasionar algunas molestias, cuya intensidad varía mucho entre unas mujeres y otras. Para algunas estos malestares menopáusicos son leves y poco importantes, pero para otras pueden ser tan intensos que afectan negativamente su bienestar y su calidad de vida.

Las molestias menopáusicas más frecuentes son: oleadas de calor, sudores nocturnos, palpitaciones, resequedad de la vagina, insomnio u otros trastornos del sueño, disminución del interés sexual, cambios bruscos del estado de ánimo y, en ocasiones, incontinencia urinaria.

Es preciso tener en cuenta que estas molestias no son permanentes sino que van disminuyendo paulatinamente a medida que la mujer pasa por la menopausia y usualmente desaparecen luego de un tiempo variable, entre algunos meses a varios años (1 a 5 años, en promedio).

Cuando estos malestares son muy intensos es conveniente consultar al médico o al ginecólogo de confianza, quien podrá establecer si es necesario algún tipo de tratamiento (con medicamentos u otras medidas) para aliviar dichas molestias. Así mismo, algunos de estos tratamientos ayudan a prevenir aquellas enfermedades que se hacen más frecuentes después de la menopausia.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

PLACENTA, UN ÓRGANO FUNDAMENTAL EN EL EMBARAZO

VER MÁS

¿QUÉ ES EL ADN?

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesLa menopausia no es una enfermedad sino una etapa normal del ciclo de vida de la mujer, en la cual dejan de presentarse las menstruaciones, hay una pérdida completa de la fertilidad y los ovarios ya no producen estrógeno (la principal hormona sexual femenina). Ahora bien, esta es una época no solo de cambios […]

Calificacion.
 
Summary