USTED ESTÁ:

SALUD

COMPARTIR

LA TUBERCULOSIS NO ES COSA DEL PASADO

6 enero 2016

La tuberculosis es una enfermedad que se desarrolla muy lentamente y puede tardar muchos años en ocasionar síntomas. Las manifestaciones más comunes son: tos persistente, dolor en el lados del pecho, pérdida de peso (no intencional y progresiva), debilidad general, palidez, fiebre, disminución del apetito y sudores nocturnos.

La tuberculosis es una de esas enfermedades de las que casi nadie habla y muy pocas veces es mencionada en los medios masivos de comunicación, pese a que cada año, en todo el mundo mueren alrededor de 1 a 2 millones de personas por esta enfermedad y el total de enfermos asciende a más de 12 millones, según un reporte emitido por la Organización Mundial de la Salud hace menos de un año, con motivo del Día Mundial contra la Tuberculosis, que se conmemora cada 24 de marzo.

Es más, una de las cifras más preocupantes de este informe tiene que ver con la cantidad de personas que adquieren la enfermedad anualmente, pues tan solo en 2013 el número de infectados nuevos ascendió a 9,2 millones y la mayoría de ellos (alrededor de 80%) habitaban en países en vías de desarrollo del Sur de Asia, África y América Latina y el Caribe.

Aunque se trata de una enfermedad que se puede prevenir, es relativamente fácil de diagnosticar y existen varios tratamientos efectivos, que permiten una curación completa, la tuberculosis continúa siendo un grave problema de salud mundial y ello obedece, al menos en parte, a la confluencia de varios factores que, en las últimas décadas, han dificultado la lucha contra esta enfermedad.

Algunos de ellos son la inequidad económica y en el acceso a la atención de la salud en varios países; la persistencia de la pobreza extrema y la desnutrición; el creciente aumento de las personas con enfermedades que debilitan el sistema de defensas del cuerpo (favoreciendo el desarrollo de la tuberculosis), como son la infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), la diabetes y el cáncer; el desplazamiento forzado de grandes grupos humanos debido a guerras o conflictos armados; y la aparición de bacilos tuberculosos (unas bacterias llamadas Mycobacterium tuberculosis) resistentes a los antibióticos tradicionalmente empleados para el tratamiento.

No son pocas las personas que consideran a la tuberculosis como una enfermedad de épocas pasadas y prácticamente desaparecida en la actualidad, o bien creen que solo afecta a los individuos más desprotegidos de la sociedad (habitantes de la calle, personas que consumen drogas ilícitas, personas sin recursos, ancianos abandonados, etcétera).

La verdad es que cualquiera puede adquirir la infección, por que esta se transmite de persona a persona por microscópicas gotitas de saliva y moco que están en el aire, pues al escupir, estornudar o toser un enfermo de tuberculosis expulsa millones de bacilos. Lo que ocurre es que como estas bacterias son muy frágiles y requieren de condiciones especiales para proliferar dentro del cuerpo, las personas sanas o bien las eliminan por completo o unas pocas permanecen latentes en los pulmones (es decir que no causan la enfermedad).

Si bien las personas con tuberculosis latente no pueden transmitir los bacilos tuberculosos, una de cada 10 puede desarrollar la enfermedad en algún momento de la vida, especialmente si tienen condiciones que debilitan su sistema inmunológico (diabetes, mala nutrición, cáncer, infección por el VIH) o que dañan los pulmones (como el hábito de fumar).

Por fortuna, es posible prevenir y frenar la expansión de la tuberculosis; la medida más efectiva consiste en diagnosticar y tratar a los enfermos. Además, es fundamental aplicar la vacuna BCG (contra la tuberculosis) en todos los niños recién nacidos, así como en los lactantes y en los niños menores de 10 años que hayan dado negativo en una prueba cutánea (esta detecta si han sido o no vacunados al nacer).

Actualmente, ante el problema que representa la tuberculosis, se están desarrollando vacunas que puedan aplicarse a los adolescentes y adultos.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

¿QUÉ DEBES SABER SOBRE EL LINFEDEMA?

VER MÁS

GLAUCOMA, QUÉ ES Y CÓMO TRATARLO

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesLa tuberculosis es una enfermedad que se desarrolla muy lentamente y puede tardar muchos años en ocasionar síntomas. Las manifestaciones más comunes son: tos persistente, dolor en el lados del pecho, pérdida de peso (no intencional y progresiva), debilidad general, palidez, fiebre, disminución del apetito y sudores nocturnos. La tuberculosis es una de esas […]

Calificacion.
 
Summary