USTED ESTÁ:

BIENESTAR

COMPARTIR

EL SEDENTARISMO Y SUS CONSECUENCIAS NEGATIVAS EN LA SALUD

7 enero 2016

Una de las características distintivas del estilo de vida moderno es la inactividad física, pues entre más industrializada y desarrollada tecnológicamente es una sociedad, las personas dedican menos tiempo al ejercicio y otras actividades físicas, como caminar o practicar algún deporte.

El sedentarismo es la falta de ejercicio o actividad física regular, definida como la realización de menos de 30 minutos de ejercicio cada día y menos de tres días a la semana.

Aunque cada vez más personas son conscientes de la importancia de la actividad física para el bienestar (tanto físico como mental) y mantener una buena salud durante toda la vida, ello no necesariamente se traduce en un cambio de la mentalidad y del estilo de vida.

De acuerdo con un informe reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a pesar de las extensas campañas globales dirigidas a promover la actividad física, se estima que al menos 60% de la población mundial lleva un estilo de vida predominantemente sedentario y este es, actualmente, el segundo factor de riesgo para una mala salud, solo superado por el consumo de cigarrillos (tabaquismo).

En Colombia, según datos del Ministerio de Salud y Protección Social, menos de 15% de los jóvenes y adultos (de 15 a 55 años) realizan actividades físicas con regularidad, mientras que 58% reconocen que llevan una vida completamente sedentaria. Es más, en un reporte de la Organización Panamericana de la Salud, correspondiente al año 2010, Colombia fue el sexto país latinoamericano con mayores muertes atribuidas a la inactividad física.

¿Cuáles son las consecuencias negativas del sedentarismo?

La falta de actividad física regular tiene varios efectos sobre la salud física y mental; algunos de los más relevantes son:

- Reducción de la expectativa de vida: con respecto a las personas que practican ejercicios con regularidad, los individuos sedentarios tienen una esperanza de vida 5 a 7 años menor.

- Sobrepeso y obesidad.

- Elevación del contenido de colesterol, triglicéridos y otros lípidos en la sangre (dislipidemia), lo cual acelera el desarrollo de aterosclerosis.

- Deterioro de los mecanismos encargados de controlar la presión en las arterias, lo que lleva a hipertensión arterial.

- Predisposición al desarrollo de diabetes y síndrome metabólico, no solo durante la vida adulta sino incluso desde la niñez y la adolescencia.
Incremento del riesgo de enfermedades cardiovasculares y de muerte debida a ellas.

- Pérdida de la masa mineral ósea, con el subsiguiente desarrollo de osteoporosis prematura.

- Disminución del tono y la fuerza de los músculos, lo que predispone a problemas musculares dolorosos persistentes, entre ellos el dolor lumbar (dorsolumbalgia) y el dolor de cuello.

- Aumento del estrés emocional, que predispone a la aparición de algunas enfermedades mentales como la ansiedad y los trastornos depresivos.

- Insomnio y otros problemas del sueño.

Está comprobado científicamente que el sedentarismo constituye uno de los principales factores responsables del incremento de la mortalidad por enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos (enfermedades cardiovasculares), primarias o secundarias a otras entidades clínicas (como la diabetes), así como al preocupante aumento entre la población general de diversas enfermedades crónicas como la hipertensión arterial, la osteoporosis o los trastornos de los músculos y las articulaciones, que viene ocurriendo en todo el mundo desde hace algunas décadas; incluso se ha vinculado al sedentarismo al desarrollo de algunos tipos de cáncer (de colon, de seno, entre otros).

Por otra parte, el sedentarismo ya no es un problema exclusivo de los adultos, pues respecto a las generaciones anteriores, actualmente los niños y adolescentes hacen menos ejercicio y pasan una gran parte del tiempo libre viendo televisión, jugando videojuegos o navegando en la internet, en lugar de hacer ejercicio o dedicarse a la práctica deportiva. Ello ha llevado a que ciertas enfermedades consideradas hasta hace algún tiempo como exclusivas de la vida adulta, se presenten cada vez más a edades tempranas (incluso antes de los 10 años de edad),entre ellas la diabetes tipo 2, la hipertensión arterial, el sobrepeso y la obesidad.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

EJERCICIOS DE KEGEL: ALIVIO PARA LA INCONTINENCIA

VER MÁS

¿QUÉ PUEDES HACER PARA DORMIR BIEN?

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesUna de las características distintivas del estilo de vida moderno es la inactividad física, pues entre más industrializada y desarrollada tecnológicamente es una sociedad, las personas dedican menos tiempo al ejercicio y otras actividades físicas, como caminar o practicar algún deporte. El sedentarismo es la falta de ejercicio o actividad física regular, definida como […]

Calificacion.
 
Summary