USTED ESTÁ:

BIENESTAR

COMPARTIR

LA IMPORTANCIA DE LAS PAUSAS ACTIVAS EN EL TRABAJO

7 enero 2016

Desde hace más de tres décadas la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce la importancia del ámbito laboral como un espacio adecuado para la promoción integral del bienestar y la salud, por lo que recomienda la realización de varias pausas activas durante el trabajo. Tales pausas son particularmente importantes para aquellas personas que dedican más de tres horas continuas a la realización de una misma actividad durante su jornada laboral.

Mediante una serie de estiramientos y ejercicios sencillos, las pausas activas permiten reducir la sobrecarga de los músculos, los tendones y las articulaciones debida al hecho de permanecer por varias horas en una misma posición o realizar movimientos repetitivos durante el trabajo, a la vez que disminuyen el estrés en el trabajo, mejoran la movilidad de las articulaciones, estimulan la circulación de la sangre en los vasos sanguíneos (arterias y venas) y la respiración (favoreciendo la oxigenación de la sangre y, por lo tanto, de todos los órganos del cuerpo) y ayudan a combatir la falta de actividad física (sedentarismo) que es uno de los principales factores vinculados al desarrollo de diversos problemas de salud, entre ellos las enfermedades cardiovasculares y la obesidad.

Por otra parte, está comprobado que la pausas activas tienen varios beneficios sobre las funciones cerebrales, que se traducen en un mejor desempeño laboral, pues al hacer estos ejercicios el cerebro libera unas sustancias llamadas endorfinas endógenas, las cuales incrementan la capacidad de concentración, generan una sensación de bienestar y reducen el cansancio y la fatiga (tanto física como mental).

Además de disminuir el riesgo de enfermedades profesionales (como síndrome del túnel del carpo, inflamaciones de los tendones y las articulaciones, dolor de espalda, cefalea tensional, etcétera), las pausas activas promueven la integración de las personas en el trabajo, aumentan la autoestima, rompen la rutina durante las horas laborales y fomentan las relaciones interpersonales.

Los expertos en salud ocupacional recomiendan realizar pausas activas cada 2 a 4 horas, dependiendo de las condiciones y el tipo de trabajo, con una duración de 5 a 10 minutos cada vez, y de ser posible complementarlas con sesiones similares de ejercicios de estiramiento y respiración, antes de empezar a trabajar y al concluir la jornada laboral.

¿En qué consisten las pautas activas?

Básicamente, las pausas activas comprenden una serie de movimientos iniciales de las articulaciones (que además de proteger las articulaciones, reducen la tensión de los músculos y tendones), seguidos de estiramientos y ejercicios específicos para distintos grupos musculares que incluyen el cuello, las manos, las extremidades superiores e inferiores y la espalda, acompañados de respiraciones rítmicas, profundas y lentas.

Algunos ejercicios básicos:

Para el cuello: de pie o sentados (con la espalda recta y sin apoyarla en el respaldo de la silla), mover lentamente la cabeza hacia delante (tratando de tocar el pecho con el mentón) y hacia atrás cinco veces seguidas; volver a la posición inicial y girar suavemente la cabeza a la derecha y luego a la izquierda unas 5 veces para cada lado.

Para los hombros: de pie, con los pies ligeramente separados y los brazos estirados a los lados del cuerpo, elevar los hombros hacia las orejas, mantener esta posición por 5 segundos y bajar los hombros, repitiendo el movimiento unas 5 veces.

Para la espalda: de pie, con los brazos estirados hacia el frente y las manos entrelazadas, llevar los hombros hacia delante, inclinar la cabeza para que quede entre los hombros y encorvar un poco la espalda, mantenerse así por 5 segundos, volver a la posición inicial y repetir 5 veces seguidas.

Para las piernas: de pie y con las manos en la cintura, ponerse de puntillas 5 a o 8 veces seguidas sin apoyar el talón en el piso, descansar y repetir 5 veces. Este ejercicio estimula la contracción de los músculos de la pantorrilla, ayudando a impulsar la sangre hacia el corazón, de modo que no sólo ejercita los músculos sino que mejora la circulación de las piernas.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

SÍNDROME DEL OJO SECO

VER MÁS

¿QUÉ ACTIVIDAD FÍSICA DEBES REALIZAR SEGÚN TU EDAD?

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesDesde hace más de tres décadas la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce la importancia del ámbito laboral como un espacio adecuado para la promoción integral del bienestar y la salud, por lo que recomienda la realización de varias pausas activas durante el trabajo. Tales pausas son particularmente importantes para aquellas personas que […]

Calificacion.
 
Summary