USTED ESTÁ:

SALUD

COMPARTIR

LA CISTITIS: UNA INFECCIÓN BASTANTE COMÚN

6 enero 2016

Uno de los problemas de salud más frecuentes en las mujeres de todas las edades es la cistitis, debida a la infección de la vejiga por bacterias (cistitis aguda bacteriana o infecciosa).

Cada año, una de cada 10 niñas y 3 de cada 10 mujeres adultas presentan al menos un episodio de cistitis y si bien en la mayoría de ocasiones dura solo unos pocos días, es muy importante consultar al médico, porque a menudo la cistitis requiere de tratamiento con antibióticos, puede volverse un problema repetitivo (es decir que ocurren episodios agudos varias veces al año) o bien la infección se extiende hacia otras partes de las vías urinarias, como los riñones, y entonces puede provocar complicaciones graves.

Esta enfermedad es mucho más frecuente en las mujeres que en los hombres debido, principalmente, a las diferencias anatómicas entre unos y otras. Lo que sucede es que la uretra (conducto por donde se elimina la orina) femenina es bastante corta que la masculina y ello facilita la migración de las bacterias desde la piel hasta la vejiga.

Además, desde la niñez las mujeres se acostumbran a retener la orina en la vejiga, pues procuran orinar solo en su casa y evitan hacerlo en sanitarios públicos, lo que hace que la orina se acumule por varias horas en la vejiga, lo que favorece las infecciones.

Por otra parte, en las mujeres algunas condiciones, variables con la edad, predisponen a la cistitis. Así entre los 20 y 45 años, los principales factores predisponentes son la vida sexual activa y el uso de diafragma, espermicidas, condones no lubricados o duchas vaginales, mientras que entre los 46 y 60 años los más relevantes son la menopausia, la diabetes, la caída de la vejiga (cistocele) y los cálculos renales.

Las manifestaciones usuales de la cistitis son:

- Ardor al orinar.

- Urgencia para orinar.

- Aumento de frecuencia al orinar.

- Sensación de no haber evacuado toda la orina después de orinar.

- Dolor o molestias en la parte baja del abdomen.

- Orina turbia o de mal olor.

- En ocasiones, fiebre.

Ante cualquiera de estos síntomas es necesario acudir al médico para establecer si se trata de una cistitis y recibir el tratamiento más adecuado. En este sentido, es muy importante no tomar medicamentos (sobre todo antibióticos) sin autorización médica, porque ello puede hacer que una infección simple se vuelva complicada.

¿Es posible prevenir la cistitis?

Algunas sencillas medidas son efectivas para prevenir la cistitis. Estas incluyen:

- Tomar una abundante cantidad de agua todos los días (al menos 8 vasos diarios).

- Orinar cada vez que se sienta la necesidad de hacerlo y evacuar completamente la vejiga.

- Orinar después de cada relación sexual.

- Evitar las duchas vaginales y los espermicidas.

- Aumentar la acidez de la orina tomando diariamente uno o dos vasos de jugos de frutas ácidas o con alto contenido de vitamina C (naranjas, limones, toronja, guayaba, kiwi, fresas, melón).

- Limpiarse siempre el área genital de adelante hacia atrás.

- En lo posible, no utilizar prendas demasiado apretadas o de materiales sintéticos (que retienen la transpiración).

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

¿QUÉ DEBES SABER SOBRE EL LINFEDEMA?

VER MÁS

GLAUCOMA, QUÉ ES Y CÓMO TRATARLO

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesUno de los problemas de salud más frecuentes en las mujeres de todas las edades es la cistitis, debida a la infección de la vejiga por bacterias (cistitis aguda bacteriana o infecciosa). Cada año, una de cada 10 niñas y 3 de cada 10 mujeres adultas presentan al menos un episodio de cistitis y […]

Calificacion.
 
Summary