USTED ESTÁ:

BIENESTAR

COMPARTIR

INTOXICACIONES POR ALIMENTOS Y CÓMO EVITARLAS

7 enero 2016

La intoxicación por alimentos es uno de los problemas de salud más frecuentes en todo el mundo, pues constituye la primera causa de diarrea en personas de todas las edades.

Aunque cualquiera puede enfermarse por consumir un alimento en mal estado o contaminado, los niños menores de 5 años (sobre todo los bebés) y las personas mayores de 60 son más susceptibles a la intoxicación por alimentos, a la vez que en ellos la diarrea tiende a ser más severa y por lo tanto es más probable que debido a la excesiva pérdida de agua y electrolitos (minerales esenciales para el adecuado funcionamiento del cuerpo), puedan sufrir de complicaciones de salud, como desnutrición aguda o una deshidratación grave.

Al respecto, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la intoxicación por alimentos es la causa de 70% de todos los casos de diarrea registrados cada año y que afectan a millones de personas en todo el mundo; además, anualmente 2 millones de niños mueren debido a la diarrea provocada por agua o alimentos contaminados con microorganismos como virus, bacterias, hongos o parásitos.

¿A qué se debe la intoxicación por alimentos?

Si bien cuando estos microorganismos entran al organismo, al consumir los alimentos contaminados, muchos son destruidos por el jugo gástrico ácido, otros alcanzan al intestino; una vez allí encuentran las condiciones ideales para producir toxinas o multiplicarse (causando una infección denominada gastroenteritis) y esto es lo que provoca la diarrea, la cual a menudo se acompaña de náuseas, vómito, dolor de estómago (cólicos) y fiebre.

Estos síntomas suelen comenzar luego de 2 a 6 horas después de ingerir los alimentos contaminados y aunque a veces duran uno o dos días, si ocurre una gastroenteritis, la diarrea puede prolongarse por más de 5 días o incluso varias semanas.

¿Qué se puede hacer para evitar la intoxicación por alimentos?

Una medida elemental consiste en no consumir alimentos en puestos callejeros, ya que no solo están expuestos a la contaminación ambiental sino que casi nunca son preparados en condiciones higiénicas.

En el hogar, se pueden aplicar varias medidas sencillas y efectivas:

- Antes y durante la preparación de los alimentos es importante lavarse varias veces las manos con agua y jabón, poniendo especial atención a la limpieza de las uñas.

- Lavar muy bien las frutas, las verduras y las hortalizas antes de pelarlas o cortarlas en trozos; para ello, además de lavarlas bajo el chorro de agua, puede ser conveniente sumergirlas por unos minutos en una solución desinfectante, ya sea adquirida en el supermercado (soluciones de bicarbonato de sodio) o preparada en casa mezclando en un litro de agua medio vaso de vinagre, el jugo de 2 limones y una cucharada de bicarbonato de sodio (en polvo).

- Hervir el agua que se va a utilizar en la preparación de los alimentos y bebidas.
Asegurarse de que todas las superficies de la cocina así como los utensilios empleados para la preparación de los alimentos, estén limpios y desinfectados.

- No usar los mismos utensilios (cuchillos, tablas de cortar, cucharones, tenedores, etcétera) para los alimentos crudos y aquellos ya cocinados; esto evita la propagación de microorganismos de unos alimentos a otros (contaminación cruzada).

- Hay que cocinar completamente los alimentos, en especial las carnes y los huevos; así mismo, es importante dejar hervir al menos por 2 minutos las sopas, las salsas y los guisos.

- No descongelar los alimentos congelados a temperatura ambiente, porque esto favorece la contaminación; es mejor descongelarlos en el microondas o bien sacarlos del congelador y dejarlos por una o dos horas en la parte baja de la nevera (área de refrigeración).

- Preparar lo más pronto posible los alimentos descongelados.

- Si se van a cocinar o calentar alimentos en el microondas es preciso programar la temperatura adecuada y cubrirlos con una tapa plástica (especial para microondas) pues esto asegura una temperatura uniforme y evita que algunas partes de los alimentos no se calienten lo suficiente o queden a medio cocer.

- Si se van a conservar en la nevera alimentos ya preparados es importante guardarlos en recipientes con tapa, refrigerarlos lo más pronto posible (no es necesario esperar a que estén completamente fríos), no conservarlos por más de 3 días y no recalentarlos más de una vez.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

EJERCICIOS DE KEGEL: ALIVIO PARA LA INCONTINENCIA

VER MÁS

¿QUÉ PUEDES HACER PARA DORMIR BIEN?

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesLa intoxicación por alimentos es uno de los problemas de salud más frecuentes en todo el mundo, pues constituye la primera causa de diarrea en personas de todas las edades. Aunque cualquiera puede enfermarse por consumir un alimento en mal estado o contaminado, los niños menores de 5 años (sobre todo los bebés) y […]

Calificacion.
 
Summary