USTED ESTÁ:

BIENESTAR

COMPARTIR

LOS ESTADOS DE ÁNIMO EN EL EMBARAZO

7 enero 2016

Prácticamente todas las mujeres embarazadas experimentan cambios bruscos de su estado de ánimo, los cuales ocurren en cuestión de minutos y se presentan varias veces al día, sin que, por lo general, exista un motivo claro para ello. Así, es usual que la futura mamá pase de estar tranquila o alegre en un momento dado, a un estado de inquietud, ansiedad y tristeza al siguiente; de igual modo, puede sentirse malhumorada, incomprendida, distraída o irritable la mayor parte del día, o volverse muy emotiva e hipersensible, de manera que cosas tan simples como escuchar una melodía, acordarse de un momento especial o ver una escena romántica en televisión la hacen llorar.

Estos cambios del estado de ánimo obedecen, esencialmente, a los efectos en el cerebro de ciertas hormonas, principalmente estrógenos y progesterona, que el organismo de la mujer produce en mayores cantidades durante determinadas etapas del embarazo. Es por eso que suelen ser más notorios en el primer trimestre, disminuyen notablemente e incluso desaparecen por completo a partir del cuarto mes y vuelven a presentarse durante las últimas semanas del embarazo, cuando se acerca el momento del parto. Aunque veces son poco evidentes y pueden pasar desapercibidas, para muchas mujeres constituyen un motivo de preocupación, a la vez que inquietan a los miembros de la familia.

Además del efecto de las hormonas, diversas circunstancias relacionadas con el embarazo tienden a afectar el estado de ánimo, pues tienen un alto componente emocional. Por ejemplo, no es fácil adaptarse a los cambios físicos que alteran la imagen corporal (como el aumento de peso, la aparición de manchas oscuras en varias partes del cuerpo o la hinchazón de las piernas) y con frecuencia éstos menoscaban la autoestima, de modo que muchas mujeres no se sienten atractivas y les preocupa que ello pueda afectar su relación de pareja. De igual modo, resulta casi inevitable preocuparse por el bienestar del bebé, las posibles complicaciones del embarazo y las cuestiones económicas, o tener dudas acerca de las capacidades personales para asumir la responsabilidad de ser madre, entre otros aspectos.

Como los cambios en el estado de ánimo son transitorios y normales durante el embarazo, no requieren de ningún tipo de tratamiento. Lo importante es asumirlos con tranquilidad, no desgastarse tratando de disimularlos y evitar inquietarse por ellos (porque la preocupación genera ansiedad, acentúa la sensibilidad emocional y, en consecuencia, aumenta la frecuencia e intensidad de los cambios de humor).

También es aconsejable que la futura mamá exprese libremente los sentimientos y emociones que le genera el embarazo; hable con su pareja, sus amigos, amigas y familiares acerca de sus inquietudes o temores y comparta con ellos las razones de las fluctuaciones en el estado de ánimo para que así quienes la rodean entiendan lo que está sintiendo y le brinden comprensión y apoyo. Además, para reducir la intensidad de estas fluctuaciones y hacerlas más llevaderas, los expertos recomiendan practicar técnicas para reducir el estrés (como meditación o yoga), dormir bien, hacer ejercicio, realizar actividades divertidas y evitar sobrecargarse con labores en el hogar o el trabajo.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

EJERCICIOS DE KEGEL: ALIVIO PARA LA INCONTINENCIA

VER MÁS

¿QUÉ PUEDES HACER PARA DORMIR BIEN?

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesPrácticamente todas las mujeres embarazadas experimentan cambios bruscos de su estado de ánimo, los cuales ocurren en cuestión de minutos y se presentan varias veces al día, sin que, por lo general, exista un motivo claro para ello. Así, es usual que la futura mamá pase de estar tranquila o alegre en un momento […]

Calificacion.
 
Summary