USTED ESTÁ:

BIENESTAR

COMPARTIR

EL REIKI ANCESTRAL; TÉCNICA DE SANACIÓN Y BIENESTAR ESPIRITUAL

7 enero 2016

El Reiki, es una milenaria técnica japonesa de sanación a través de las manos, que fue redescubierta a principios del siglo XX, gracias a la labor de un sacerdote y catedrático de la Universidad Cristiana Doshisha, en Kioto (Japón), llamado Mikao Usui.

Al igual que la acupuntura o la moxibustión, el Reiki parte del principio de la existencia de canales energéticos en todos los seres vivos, a través de los cuales fluye la energía universal,. Así pues, mientras la salud y el bienestar (tanto físico como mental y espiritual) consisten en el estado perfecto de equilibrio y circulación de esta energía, la enfermedad y el sufrimiento, no son otra cosa que la manifestación del bloqueo de este flujo energético en uno, o varios, de los canales que recorren el cuerpo, así como de la acumulación excesiva, o incluso la deficiencia, de energía, en los distintos órganos.

En el Reiki, la restauración del equilibrio perdido y la canalización adecuada de la energía vital, se logra mediante la imposición de las manos sobre la zona, o zonas, del cuerpo afectadas directamente por la enfermedad, o en aquellos partes del cuerpo donde se localizan los puntos energéticos importantes, que en el hinduismo, y otras culturas orientales, se denominan chacras.

Al rearmonizar los flujos energéticos del organismo, el Reiki no solo estimula la curación física, sino que induce cambios positivos, de tipo emocional, mental y espiritual, por lo que también resulta beneficioso para combatir el estrés, estabilizar las emociones, mejorar las relaciones interpersonales, eliminar los miedos, los rencores y los resentimientos.

Por su simplicidad y bases elementales, cualquier persona puede practicar el Reiki, tanto para sanar a otros, como para sanarse a sí mismos (autosanación), por cuanto el objetivo fundamental de esta técnica, es permitir que cada persona redescubra al sanador que lleva dentro, independientemente de sus creencias.

Así pues, el reiki no está vinculado con ninguna creencia, o ideología religiosa, y es compatible con todos los credos; pues más de la fe, su base se centra en 5 preceptos espirituales:

“Sólo por hoy no te enojes”
“Sólo por hoy no te preocupes”
“Honra a tus padres, maestros y ancianos”
“Sólo por hoy gánate la vida honestamente”
“Sólo por hoy demuestra gratitud”

Meditar brevemente sobre el significado de estos principios, permite alcanzar el estado de paz interior necesario, para poder llevar a cabo una sesión de reiki, la cual, en su forma tradicional, comprende colocar las manos (directamente en contacto con la piel o a poca distancia de ella) sobre la cabeza, el pecho, la espalda, las piernas y los pies, para estimular los 12 centros energéticos del cuerpo. Luego, en caso de ser necesario, se pueden colocar las manos directamente sobre el área afectada por la enfermedad.

Los maestros del reiki, y quienes lo practican, consideran que esta técnica de sanación sirve para curar una gran cantidad de enfermedades, físicas y mentales; entre ellas las alergias, la depresión, las fobias, las conductas obsesivas, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, la hipertensión arterial, la migraña y otros problemas dolorosos (agudos o crónicos) de las articulaciones y los músculos, e incluso el cáncer y muchas infecciones.

Al respecto, desde 1995 la Organización Mundial de la Salud incluyó al reiki entre las terapias complementarias y “válidas” para restablecer la salud, porque es compatible con cualquier tratamiento médico.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

SÍNDROME DEL OJO SECO

VER MÁS

¿QUÉ ACTIVIDAD FÍSICA DEBES REALIZAR SEGÚN TU EDAD?

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesEl Reiki, es una milenaria técnica japonesa de sanación a través de las manos, que fue redescubierta a principios del siglo XX, gracias a la labor de un sacerdote y catedrático de la Universidad Cristiana Doshisha, en Kioto (Japón), llamado Mikao Usui. Al igual que la acupuntura o la moxibustión, el Reiki parte del […]

Calificacion.
 
Summary