USTED ESTÁ:

SALUD

COMPARTIR

CUIDADO CON LA AUTOMEDICACIÓN

6 enero 2016

La automedicación, es decir, tomar medicamentos sin prescripción médica, se ha convertido en un gran problema de salud en todo el mundo. En un informe publicado en 2012, la Organización Mundial de la Salud advirtió sobre los peligros de esta práctica relacionados con diversos medicamentos, entre ellos los antibióticos, los sedantes, los ansiolíticos (fármacos para disminuir la ansiedad), los diuréticos (que estimulan la actividad de los riñones y la eliminación de agua a través de la orina), algunos antihipertensivos y cierta clase de analgésicos.

La cuestión es que numerosos medicamentos son de fácil acceso y pueden adquirirse sin necesidad de fórmula médica (fármacos de veta libre en las farmacias), por lo que muchas personas deciden tomarlos para aliviar diversas molestias, sin consultar previamente el médico, bien sea porque ya los han utilizado con anterioridad y obtenido buenos resultados o porque siguen el consejo de un amigo o familiar que los ha utilizado sin experimentar ningún problema. Además, tal como señaló la OMS en su informe, en la mayoría de países en vías de desarrollo, los organismos de control son insuficientes o tienen recursos limitados, de modo que incluso los denominados medicamentos controlados, es decir aquellos que sólo pueden adquirirse con fórmula médica, se consiguen libremente.

Aunque los medicamentos son efectivos contra las enfermedades, gracias a sus acciones terapéuticas, no son sustancias completamente inocuas y muchos de ellos modifican reacciones químicas y diversas funciones del organismo para obtener el efecto deseado, de modo que tomados cuando se necesitan y en las dosis adecuadas resultan benéficos, pero también pueden ocasionar problemas, ya que algunos son tóxicos a altas dosis o pueden inducir efectos no deseados (adversos) o interferir con la actividad de otros medicamentos (interacción medicamentosa).

En el caso de los antibióticos, por ejemplo, si se toman cuando no es necesario, hacen que las bacterias se vuelvan más resistentes a ellos y entonces las infecciones pueden ser más severas y difíciles de tratar; sin embargo, a menudo las personas toman antibióticos para la gripa, cuando esta enfermedad es causada por virus, los cuales no son eliminados por los antibióticos.

Por otra parte, cada individuo es único y su organismo puede responder de manera diferente, de modo que un medicamento efectivo en una persona puede no ejercer ningún efecto, o incluso resultar tóxico, en otra. Así mismo, no todas las personas pueden tomar ciertos medicamentos, ya sea por su edad, porque están recibiendo otra medicación o porque tienen condiciones de salud que los hacen más sensibles a ellos.

Para evitar posibles problemas de salud es preferible no automedicarse, ni seguir los consejos bienintencionados de familiares o amigos acerca de los beneficios de un determinado tratamiento y antes de tomar cualquier medicamento es recomendable consultar con un médico.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

PLACENTA, UN ÓRGANO FUNDAMENTAL EN EL EMBARAZO

VER MÁS

¿QUÉ ES EL ADN?

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesLa automedicación, es decir, tomar medicamentos sin prescripción médica, se ha convertido en un gran problema de salud en todo el mundo. En un informe publicado en 2012, la Organización Mundial de la Salud advirtió sobre los peligros de esta práctica relacionados con diversos medicamentos, entre ellos los antibióticos, los sedantes, los ansiolíticos (fármacos […]

Calificacion.
 
Summary