USTED ESTÁ:

BIENESTAR

COMPARTIR

CONSEJOS PARA MEJORAR LA CIRCULACIÓN EN LAS PIERNAS

7 enero 2016

La mala circulación en las piernas es un problema de salud bastante frecuente, que afecta a 15%-40% de los adultos, especialmente a las mujeres, y suele hacerse evidente sobre todo a partir de los 35-40 años de edad, según las investigaciones realizadas en varios países.

Aunque diversos factores pueden alteran la estructura y función de las venas que llevan la sangre hacia el corazón, los más comunes son: la herencia (predisposición genética), el sobrepeso y la obesidad, la edad (porque al envejecer las venas se hacen más delgadas), los embarazos (pues a medida que el bebé crece y aumenta el tamaño del útero, puede comprimir las venas de la pelvis que recogen la sangre de las piernas), el uso prolongado de anticonceptivos orales, la falta de ejercicio y permanecer mucho tiempo de pie o sentado.

Por lo general, estos problemas circulatorios son progresivos y se desarrollan lentamente, con el paso de los años, de modo que al principio son poco evidentes y no provocan mayores molestias.

Algunas señales sugestivas de una mala circulación en las piernas incluyen:

- Sensación de pesadez, más notoria en la tarde y en la noche.
- Hinchazón de los tobillos (que también se hace evidente al final del día).
- Dolor en los músculos de la pantorrilla.
- Aparición de venas dilatadas y tortuosas (várices)
- Cambios de color de la piel.
- Sensación de frío en los pies y los tobillos.
- Dolor o ardor en la planta de los pies.
- Hormigueo y picazón (prurito) en las piernas.

Por fortuna, es posible mejorar la circulación de las piernas mediante varias medidas sencillas, que aplicadas a tiempo permiten evitar la formación de venas várices y la aparición de otras complicaciones debidas a la mala circulación.

La actividad física frecuente, como caminar, trotar, correr o montar en bicicleta, mejora la circulación de las piernas porque las contracciones de los músculos ayudan a impulsar la sangre hacia el corazón. Se recomienda practicar ejercicio al menos 4 veces a la semana, durante periodos de 20 a 40 minutos cada vez.

Los masajes diarios en las piernas durante 5 a 10 minutos también son muy efectivos; para ello puede emplearse una crema hidratante corporal y utilizar una técnica adecuada, es decir sentarse con las caderas y los talones apoyados en el piso o en la cama, con las rodillas ligeramente flexionadas y masajear primero una pierna y luego la otra, empezando el masaje desde los tobillos hacia la rodilla y luego de la rodilla a la cadera, con movimientos circulares ascendentes, mientras se hace una presión firme con las manos.

Después del masaje es conveniente realizar algunos ejercicios específicos para mejorar la circulación de las piernas, como:

Ejercicio 1:

-Acuéstese en el piso sobre una toalla, estire las piernas y levante la pierna derecha.

-Lleve la rodilla hacia el pecho y vuelva a estirar la pierna; repita 5 a 10 veces y luego haga el mismo movimiento (5-10 veces) con la otra pierna.

Ejercicio 2:

-Acuéstese en el piso, con las piernas estiradas.

-Levante la pierna derecha lo más que pueda, sin flexionar la rodilla. Vuelva a bajarla sin que el talón toque el piso y repita el movimiento entre 5 y 10 veces. Haga lo mismo con la pierna izquierda.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

SÍNDROME DEL OJO SECO

VER MÁS

¿QUÉ ACTIVIDAD FÍSICA DEBES REALIZAR SEGÚN TU EDAD?

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesLa mala circulación en las piernas es un problema de salud bastante frecuente, que afecta a 15%-40% de los adultos, especialmente a las mujeres, y suele hacerse evidente sobre todo a partir de los 35-40 años de edad, según las investigaciones realizadas en varios países. Aunque diversos factores pueden alteran la estructura y función […]

Calificacion.
 
Summary