USTED ESTÁ:

BIENESTAR

COMPARTIR

DÍA DE LA SALUD MENTAL: ATENCIÓN A LA DEPRESIÓN EN LOS NIÑOS

7 enero 2016

Cada año, el 10 de octubre es el Día Internacional de la Salud Mental y en 2014 el lema de esta celebración es “Abriendo mentes, cerrando estigmas”.

A propósito de esta conmemoración, resulta oportuna llamar la atención acerca del grave problema que representa en la actualidad la depresión en los niños y adolescentes, pues según la Organización Mundial de la Salud, este trastorno del estado de ánimo afecta a 1 de cada 10 niños de 5 a 12 años, así como a 2 de cada 10 adolescentes.

¿Tristeza o depresión?

Es importante diferenciar entre estados de ánimo tristes y una verdadera depresión. Es común que los niños tengan momentos de melancolía, tristeza, desaliento o irritabilidad, pero la mayoría de ellos suele recuperarse rápidamente y estos sentimientos desaparecen por si solos o cuando se ha resuelto la situación que los generó.

Por el contrario, la depresión tiende a acentuarse con el paso de los días, a menudo no está relacionada con una situación estresante o problemática evidente y, con mucha frecuencia, se acompaña de otras manifestaciones, que se hacen cada vez más notorias como disminución del apetito, aislamiento social, dificultad para dormir y deterioro del rendimiento académico.

Aunque no es fácil para los padres de familia reconocer cuándo se está frente a un niño o adolescente con depresión, hay algunas señales de alerta:

- Prefiere quedarse en su cuarto en lugar de salir a jugar.

- Deja de participar en las actividades familiares.

- Llora con facilidad o cambia bruscamente de estado de ánimo, es decir un momento está contento y al siguiente se molesta por todo o comienza a discutir.

- Pierde el interés en las cosas que solían gustarle y generarle placer.

- Se aburre con facilidad cuando está jugando.

- Deja de comunicarse de la manera en que solía hacerlo, se vuelve más reservado o ya no comparte sus problemas e inquietudes.

- Tiene problemas para conciliar el sueño, duerme demasiado, está somnoliento durante el día o se despierta muy temprano en la mañana.

- Come menos que de costumbre e incluso dejan de gustarle sus dulces, postres y golosinas favoritos.

- Se frustra fácilmente ante problemas insignificantes o mínimas dificultades al hacer una tarea.

- Elige finales tristes para sus historias o incluso llega a manifestar una baja autoestima con frases como: no sirvo para nada, nada me sale bien, sólo tengo problemas, etcétera.

Como para los niños y jóvenes no es fácil hablar de estas cuestiones con los padres, ante cualquier señal sugestiva del problema es fundamental buscar ayuda profesional, ya sea con un psicólogo o un psiquiatra infantil.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

SÍNDROME DEL OJO SECO

VER MÁS

¿QUÉ ACTIVIDAD FÍSICA DEBES REALIZAR SEGÚN TU EDAD?

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesCada año, el 10 de octubre es el Día Internacional de la Salud Mental y en 2014 el lema de esta celebración es “Abriendo mentes, cerrando estigmas”. A propósito de esta conmemoración, resulta oportuna llamar la atención acerca del grave problema que representa en la actualidad la depresión en los niños y adolescentes, pues […]

Calificacion.
 
Summary