USTED ESTÁ:

TENDENCIA

COMPARTIR

5 PASOS PARA QUE DESCUBRAS SI DUERMES BIEN

31 julio 2017

Es normal escuchar a las personas decir antes de irse a dormir la conocida frase de “buenas noches” e incluso agregarle cosas como “que descanses”, pero en realidad debemos reflexionar cuántos de nosotros y de las personas con quienes convivimos descansan adecuadamente y tienen un sueño reparador que les permita estar al 100 al día siguiente.

Por eso, es importante que sepas cómo mejorar tu situación para mantener la energía al máximo.

1. Comencemos por un concepto básico: ¿Qué es dormir?
Es algo tan simple como el mantener tu cuerpo en un estado cómodo de reposo total, donde estés desconectado de tu alrededor, suspendas las actividades conscientes y los movimientos voluntarios.

2. Descubramos si nosotros logramos llegar a esta simple definición, coloca una X en cada cosa que sueles hacer justo en esos momentos antes de dormir:

1. Tienes mil ideas en la mente.
2. Dejas el televisor encendido.
3. Llenas la cama de almohadas.
4. Bebes muchos líquidos.
5. Conectas tu celular en la mesa de noche al lado de tu cama.
6. Cenas justo antes de acostarte en grandes cantidades.
7. Revisas tu correo electrónico o redes sociales ya sentado en la cama.

3. Revisemos tus respuestas. Seguramente todos marcamos algo, pues es imposible tener nuestro ser en total serenidad, así que si marcaste solo una podemos considerar que está todo bien, pero si tienes dos o más tenemos que hacer algunos cambios.

4. Corrige esas malas prácticas

⦁ Ten en cuenta que lo que no resolviste durante el día, no va a modificarse en tus sueños. Así que si aún tienes tareas pendientes para el día siguiente, lo mejor es anotarlos en un papel o libreta, de esa forma te aseguras que al levantarte podrás recapitular donde te quedaste el día anterior sin que vayas a olvidar algo, y aunque no lo creas, esta simple acción le brindará paz a tu mente.
⦁ Nuestro cuerpo es muy inteligente y al anochecer se prepara de manera natural para dormir, pero si tenemos la televisión u otro aparato eléctrico que nos siga estimulando los sentidos por medio de la luz o el sonido, nuestro organismo permanecerá en alerta, lo cual no nos permitirá tener un sueño reparador. Así que cuando vayas a acostarte, elimina estos aparatos, apágalos o conéctalos fuera de tu radar, eliminando incluso el sonido de tu celular para que nada pueda distraerte.
⦁ Siempre es bueno llevar algo en el estómago, por lo que una cena ligera y una hidratación responsable son adecuadas, pero debes evitar consumir alimentos pesados o condimentados, así como grandes cantidades de líquidos, pues no queremos que padezcas dolores que te puedan mantener en vela o esas incontrolables ganas de ir al baño que harán que te levantes. En Feel by Colmédica nos preocupamos por tu alimentación, conoce los mitos sobre comer en la noche y cuida tu salud.
⦁ Busca que tu cama sea lo más cómoda posible, colocando las cobijas y almohadas que requieres para estar con tu columna vertebral alineada, pues de nada servirá que duermas si vas a sufrir con un terrible dolor de cuello por no tener una buena postura, o que despiertes, ya sea por frío o calor, por las sábanas que has colocado.
⦁ Y por último, el mal más común actualmente: revisar nuestros correos y redes sociales en la noche. Si bien tenemos la disponibilidad para esto antes de dormir, genera demasiados estímulos para nuestro cerebro, no solo por la luz, sino que podemos encontrar información inquietante y hasta podemos enojarnos, lo que se verá reflejado a la hora de querer conciliar el sueño. Procura hacer esta actividad al menos una hora antes de dormir, así tendrás algunos minutos para analizar y organizar toda la información.

Sabemos que a veces tenemos algunos hábitos muy arraigados y no son tan fáciles de cambiar, pero recuerda que en tan solo 21 días podemos reprogramar nuestro cuerpo y hacer que una actividad sea parte de nuestra rutina, por lo que ya no hay pretexto para dejar que tu cuerpo se recargue al máximo y tenga mucha energía. Empieza con pequeños hábitos saludables y notarás la diferencia.

5. No olvides que según tu edad también cambian tus necesidades de sueño

Por último, nos gustaría hacer énfasis en que en cada etapa de nuestra vida el cuerpo humano requiere diferentes horas de sueño, así que no puedes exigirles a tus hijos el mismo tiempo de siesta que a tus padres, por ejemplo.

Los más pequeños son los que requieren más horas de sueño, pues es justo en este momento cuando se dice que “crecen”, así que un recién nacido debe dormir aproximadamente 17 horas diarias, y ya para los 2 años con unas 11 horas será suficiente.  A los niños en edad escolar se les aconseja descansar alrededor de 9 horas, mientras los adolescentes requerirán 10 horas en promedio. Para los adultos, pensando en una persona de 20 años en adelante, llegamos al rango más conocido de 8 horas diarias, el cual permanecerá hasta la vejez.

Recuerda que el sueño nunca se repone, así que si no tomas completos tus periodos de descanso tu cuerpo tarde o temprano lo va a sentir.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

CONSEJOS PARA UN BUEN USO DE LA TECNOLOGÍA EN LOS NIÑOS

VER MÁS

4 LIBROS DE SALUD QUE NO DEBES PERDERTE

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesEs normal escuchar a las personas decir antes de irse a dormir la conocida frase de “buenas noches” e incluso agregarle cosas como “que descanses”, pero en realidad debemos reflexionar cuántos de nosotros y de las personas con quienes convivimos descansan adecuadamente y tienen un sueño reparador que les permita estar al 100 al […]

Calificacion.
 
Summary