USTED ESTÁ:

BIENESTAR

COMPARTIR

UNA BELLA SONRISA DEPENDE DE TU BIENESTAR

20 enero 2016

Lucir una hermosa sonrisa y unos dientes blancos es más que un asunto de estética, pues contribuye decididamente al bienestar de las personas, ya que entre otros aspectos, refuerza la autoestima y la seguridad.

Por eso, cada vez más personas acuden al odontólogo para un procedimiento de blanqueamiento dental o recurren a diversos productos blanqueadores (kits de blanqueamiento) que se consiguen en supermercados y droguerías, o a medidas caseras o naturales para aclarar el tono de los dientes; estas últimas son promovidas en muchas páginas de Internet (aunque la gran mayoría carecen de respaldo científico y son poco o nada efectivas).

Una bella sonrisa es uno de los rasgos físicos más agradables y llamativos de cualquier persona.

Sin embargo, por sus características, el blanqueamiento dental no está indicado para todas las personas; los odontólogos no lo aconsejan en aquellas personas que tienen:

- Enfermedades de las encías (gingivitis).

- Caries dentales.

- Desgaste del esmalte.

- Hipersensibilidad dental.

- Calzas de resinas o restauraciones en los dientes frontales.

Por otra parte, con alguna frecuencia, el blanqueamiento dental no cumple con las expectativas, ya sea porque el color final obtenido no es del tono esperado o no es uniforme en toda la dentadura, o bien porque los dientes quedan tan blancos y brillantes que contrastan de manera chocante con el tono de la piel.

Hay que tener en cuenta que la coloración natural de los dientes no es un blanco puro y deslumbrante, sino que estos son de un color marfil, más o menos acentuado dependiendo de la pigmentación de la piel. Por eso, al hacer el blanqueamiento, el odontólogo procura que la coloración final obtenida esté acorde con la tonalidad general de la piel y de la parte “blanca” de los ojos.

Además, a veces ocurre que tiempo después del blanqueamiento los pacientes dejan de seguir las recomendaciones (dejar de fumar, reducir el consumo de café, té, vino tinto y gaseosas oscuras, etcétera) para conservar blancos los dientes y estos vuelven a su color original o pueden mancharse. Cuando ello ocurre las personas suelen hacerse blanqueamientos con demasiada frecuencia y esto puede tener efectos contraproducentes.

De hecho, el blanqueamiento dental no es un procedimiento completamente inofensivo y dependiendo de la técnica empleada, puede afectar en mayor o menor grado la integridad del esmalte de los dientes. Por tal razón, los odontólogos recomiendan hacerse solo un blanqueamiento dental por año o al menos con un intervalo mayor de 8 meses entre uno y otro.

El blanqueamiento dental no es 100% inocuo y puede dañar el esmalte e incluso la raíz de los dientes, sobre todo si se realiza con demasiada frecuencia.

Aunque los kits blanqueadores son muy similares a la técnica ambulatoria de blanqueamiento dental empleada por los odontólogos, es mejor usarlos con la asesoría y supervisión de los profesionales expertos en este tema, en caso contrario al seguir las instrucciones de estos productos sin supervisión se pueden cometer equivocaciones, con efectos indeseables (por ejemplo, quemaduras o irritación en las encías y los labios).

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

CONSEJOS PARA RENOVARTE EMOCIONALMENTE

VER MÁS

3 ACCIONES PARA TERMINAR BIEN EL AÑO

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesLucir una hermosa sonrisa y unos dientes blancos es más que un asunto de estética, pues contribuye decididamente al bienestar de las personas, ya que entre otros aspectos, refuerza la autoestima y la seguridad. Por eso, cada vez más personas acuden al odontólogo para un procedimiento de blanqueamiento dental o recurren a diversos productos […]

Calificacion.
 
Summary