USTED ESTÁ:

SALUD

COMPARTIR

UN DÍA SIN TABACO

3 junio 2016

Con motivo del Día Mundial Sin Tabaco que se celebró el  31 de mayo de 2016, y apoyando la campaña de la OMS del empaquetado neutro y poco atractivo de los cigarrillos para disminuir su consumo, te diremos el porqué de esta constante lucha.

¿Por qué el tabaco dejó de ser popular?

Posterior al consumo masivo de tabaco en Estados Unidos y algunos países de Europa sobrevino una ‘epidemia’ de enfermedades pulmonares crónicas que, en un gran porcentaje, se convirtieron en cáncer, lo cual hizo que muchos de esos fumadores activos no sobrevivieran.

Si aún hoy con los avances de la ciencia el cáncer de pulmón es difícil de tratar, debido a su agresividad y rápida diseminación, los fumadores diagnosticados en los años noventa vivieron una situación incluso más complicada. Por eso, la perspectiva con la cual se observaba al tabaco cambió: su estatus de símbolo cultural aceptado pasó a ser objeto de crítica por sus efectos nocivos para el cuerpo.

Un problema de salud pública

Una vez el tabaco se convirtió en un problema de salud pública reconocido por la OMS en febrero de 2005, donde se confirmó que cuando alguien fuma o está expuesto al humo de cigarrillo tiene 14 veces mayor posibilidad de contraer cáncer de pulmón frente a los no expuestos, los gobiernos vieron la necesidad de crear fuertes políticas en contra de su consumo. Como consecuencia se prohibió la  promoción del consumo en programas de TV para toda la familia, se aumentó el precio de las cajetillas y se incluyeron imágenes de las consecuencias del consumo, en pos de crear conciencia.

¿Antes los jóvenes consumían más tabaco?

Gracias a las políticas globalizadas promulgadas por los gobiernos, el consumo en jóvenes ha disminuido. En Estados Unidos se estima que de 2011 a 2014 el consumo de tabaco disminuyó de un 15,8% a un 9,2%. En Colombia, la última cifra obtenida de consumo en jóvenes dada por el Ministerio de Salud es del 10%  en 2011 entre adolescentes de 11 a 18 años.

Lamentablemente en América Latina el consumo de tabaco ha ido en aumento, en 2011 era mayor el porcentaje de hombres que consumían, pero ahora afecta por igual a hombres y mujeres.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) en su informe sobre la Epidemia Mundial de Tabaquismo en 2015, asegura que las metas son claras y que las medidas en salud para disminuir el tabaquismo en todo el mundo deben continuar. Pero este no es solo un compromiso gubernamental ni de los medios de comunicación o de exigir gráficas de las complicaciones del consumo de tabaco en las cajetillas. ¡Este es un compromiso de todos!

Este organismo advierte, en el mismo informe, que para 2015:

- Casi el 80% de los 1.000 millones de consumidores en el mundo se ubican en países en vías de desarrollo como Colombia, con ingresos bajos o medios.

¿Por qué los jóvenes fuman?

En Colombia hay estudios que indican que la edad promedio de inicio del consumo es a los 12 años, cifra soportada por el Ministerio de Salud en 2011. El hábito inicia por seguimiento a alguien en el entorno, un familiar o amigo fumador, factor fuertemente asociado al consumo, otro elemento asociado es un bajo rendimiento académico.

Incluso muchos jóvenes pueden ver el tabaco como una ‘automedicación’ a síntomas de tipo depresivo o para tratar la ansiedad.

¿Cómo podemos saber si hay riesgo de consumir tabaco en nuestros jóvenes?

Estudios sobre factores de riesgo y psicológicos asociados al consumo llevan a pensar que situaciones como:

- La vulnerabilidad en jóvenes.

- Una percepción del riesgo menor, es decir, no creen que les pueda suceder nada al consumir (no hay conciencia de las consecuencias).

- Una percepción de severidad menor, es decir, no consideran relevante tener cáncer de pulmón en el futuro.

Son factores decisivos en el consumo, y depende de la educación en buenos hábitos, autovaloración y buena estima que les inculquemos a los jóvenes el que ellos puedan empezar a cambiar las dos últimas percepciones y dejar el consumo, ¡ojo! Sintiéndose más apoyados disminuye también la vulnerabilidad.

¿Cómo podemos combatir el consumo de tabaco?

Es importante saber que para combatir el tabaco en los jóvenes se debe reforzar el apoyo familiar y la red social del afectado, tratar de aliviar sus problemas desde su raíz para que no piensen en el cigarrillo como una solución.

Acudir a los psicólogos y psicoorientadores del colegio o de la universidad es el primer paso, si ellos descubren que hay un problema de consumo se podrá hacer seguimiento, puedes, a través de los servicios de medicina prepagada, solicitar la ayuda profesional necesaria para afrontar este problema.

Un dato extra, hay que aprovechar que está de moda el estilo de vida sano y hacer ejercicio para promover alternativas productivas durante los ratos de ocio y así disminuir o prevenir el consumo.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

TECNOLOGÍAS PARA HACER EJERCICIO

VER MÁS

GUÍA DE HÁBITOS SALUDABLES PARA EL NUEVO AÑO

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesCon motivo del Día Mundial Sin Tabaco que se celebró el  31 de mayo de 2016, y apoyando la campaña de la OMS del empaquetado neutro y poco atractivo de los cigarrillos para disminuir su consumo, te diremos el porqué de esta constante lucha. ¿Por qué el tabaco dejó de ser popular? Posterior al […]

Calificacion.
 
Summary