USTED ESTÁ:

SALUD

COMPARTIR

NIÑOS GORDITOS, ¿MOTIVO DE ORGULLO O DE PREOCUPACIÓN?

6 enero 2016



Todos los padres quieren que sus hijos crezcan sanos, hermosos y felices; para muchos esto implica que los bebés y los niños sean gorditos, pero la verdad es que la gordura en los niños, aunque los hace ver más tiernos y adorables (a la vez que, a menudo, es motivo de orgullo para los padres), no quiere decir que estén sanos o bien nutridos.

Es importante tener en cuenta que el peso de los bebés y los niños debe ser el apropiado para su edad y talla (estatura), de acuerdo con las curvas de crecimiento y desarrollo para las distintas edades. Con frecuencia, papás y mamás procuran que sus hijos superen los niveles más altos de estas curvas y se preocupan cuando no lo logran o están en el rango medio de la curva de crecimiento y desarrollo (percentil medio). En este sentido, los pediatras consideran que el percentil medio es el ideal porque indica que los niños están creciendo y ganando peso a un ritmo satisfactorio y saludable.

Una alimentación balanceada y sana para los niños es aquella que aporta cantidades suficientes y apropiadas de vitaminas, minerales y de los 7 grupos de alimentos, entre ellos compuestos energéticos (representados por las harinas, los azúcares y las grasas), compuestos formadores (como las proteínas de origen animal o vegetal) fundamentales para el desarrollo del cerebro, los músculos y los huesos; y reguladores, tales como las legumbres, las frutas y los vegetales, los cuales ayudan a mantener las distintas funciones del organismo.

De una manera simplificada y práctica, en una comida óptima para un niño, la mitad de los alimentos debe corresponder a frutas, verduras y hortalizas; una cuarta parte a proteínas como leche, huevos, carne, pollo, pescado o granos (como fríjol o lentejas) y una cuarta parte a harinas (carbohidratos), es decir, papas, pasta o arroz.

Mientras que un niño bien alimentado, mantiene un peso corporal adecuado, o sea que en la tabla de peso para la edad se encuentra en el percentil medio, ello no ocurre con los bebés y niños gorditos, quienes sobrepasan dicho percentil, pues están acumulando excedentes de calorías derivadas de los alimentos en forma de grasa (tejido celular subcutáneo), ya que están consumiendo más calorías de las que su organismo necesita y gasta cada día.

Esto significa que sus comidas contienen demasiadas harinas o dulces y a menudo ello se acompaña de un menor aporte de frutas, verduras y proteínas, de tal manera que en realidad la alimentación que están recibiendo es inadecuada.

Ahora bien, el exceso de peso puede causar varios problemas de salud, tales como:

- Reducción de la capacidad respiratoria (de modo que los niños se cansan fácilmente e incluso sienten ahogo al caminar o subir escaleras).

- Problemas al dormir (como apnea del sueño) y somnolencia durante el día.

- Sobrecarga funcional de las articulaciones y los huesos, que se manifiesta por dolores musculares y en las articulaciones.

- Disminución de la resistencia y de la capacidad para hacer ejercicio y otras actividades físicas (como jugar, por ejemplo).

- Estrías en la piel.

- Aumento de la presión arterial.

- Trastornos emocionales y psicológicos como baja autoestima, aislamiento social y depresión.

Hasta hace algunos años, la gordura en los bebés y los niños se consideraba sinónimo de buena nutrición y salud. Además, no constituía motivo de preocupación para los padres o los pediatras, porque a medida que los chicos crecían y realizaban actividades físicas cada vez más intensas, el exceso de peso solía desaparecer de manera gradual. Sin embargo, los cambios ocurridos durante las últimas décadas en el estilo de vida, en especial la creciente falta de actividad física y el consumo de alimentos altamente procesados, desde la niñez han desvirtuado estos conceptos y, en la actualidad, un niño gordito no es necesariamente un niño sano.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

TECNOLOGÍAS PARA HACER EJERCICIO

VER MÁS

GUÍA DE HÁBITOS SALUDABLES PARA EL NUEVO AÑO

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votes Todos los padres quieren que sus hijos crezcan sanos, hermosos y felices; para muchos esto implica que los bebés y los niños sean gorditos, pero la verdad es que la gordura en los niños, aunque los hace ver más tiernos y adorables (a la vez que, a menudo, es motivo de orgullo para […]

Calificacion.
 
Summary