USTED ESTÁ:

SALUD

COMPARTIR

LA PÉRDIDA DE CABELLO (ALOPECIA) TIENE SOLUCIÓN

6 enero 2016

La pérdida del cabello (alopecia) es una condición muy frecuente y aunque por lo general se piensa que es un problema netamente masculino, puede afectar tanto a hombres como mujeres. Ello se debe a que existen varios tipos de alopecia, debidos a diferentes causas y pueden presentarse a cualquier edad, incluso algunos ocurren en la niñez.

Como el recambio natural del cabello y su crecimiento a partir de los folículos pilosos son procesos complejos, diversos factores pueden alterarlos y acentuar la pérdida de este, por lo que sí es posible eliminar la causa del problema, el cabello vuelve a crecer.

Según el factor involucrado, existen varios tipos de alopecia:

Androgénica.
Telógena o efluvio telógeno.
Areata (parcial o completa).
Debida a infecciones por hongos en el cuero cabelludo.
Por tracción.
Cicatricial.
Tóxica (por metales pesados como el talio) o por medicamentos (incluyendo la quimioterapia).
Tricotilomania (es una conducta compulsiva en la cual las personas se arrancan el cabello).
Las cuatro primeras son las más frecuentes y cada una de ellas tiene características particulares:

Alopecia androgénica: es la responsable de la pérdida del cabello en 95% de los hombres y en 5% a 25% de las mujeres y obedece a una predisposición genética, en virtud de la cual los folículos pilosos (que originan cada cabello) se deterioran debido al exceso de ciertas hormonas masculinas (andrógenos). En las mujeres, la hormona responsable es la testosterona, cuyas cantidades aumentan debido a una deficiencia heredada de la enzima que la convierte en estrógenos, mientras que en los varones el problema obedece a la dihidrotestosterona, ya que ellos tienen mayores cantidades de la enzima que forma dicha hormona a partir de la testosterona. Ahora bien, tanto la testosterona como la dihidrotestosterona alteran las características normales de los folículos pilosos, haciendo que el cabello se vaya haciendo cada vez más delgado y frágil, a la vez que los folículos van perdiendo su función, de modo que cuando un cabello se cae no es reemplazado por uno nuevo (atrofia de los folículos). Como se trata de un proceso paulatino, en sus primeras etapas es posible detenerlo e incluso revertirlo mediante medicamentos que evitan el efecto de la testosterona o de la dihidrotestosterona.

Alopecia telógena: es la segunda variedad más frecuente y afecta sobre todo a las mujeres y a los niños. A diferencia de la anterior ocurre una rápida pérdida de cabello, en cuestión de días o unas pocas semanas, debido a que ciertas condiciones que generan estrés emocional o físico (como una enfermedad severa, la desnutrición o el parto) aceleran el proceso de recambio del cabello. Entonces, una vez que cede la tensión emocional o desaparece la causa física generadora de estrés, los folículos pilosos recuperan su actividad normal y el cabello crece de nuevo.

Alopecia areata: consiste en la pérdida completa del cabello en forma de parches redondos u ovalados.Obedece a una reacción anormal de las células de defensa del organismo y casi siempre está asociado a enfermedades autoinmunes como el vitiligo, la anemia perniciosa y ciertas tiroiditis (inflamación de la glándula tiroides). De manera característica, permanece limitada a partes del cuero cabelludo y, con frecuencia, el cabello vuelve a crecer después de algunos meses.

Alopecia debida a hongos: es la más común en los niños y se debe a una infección del cuero cabelludo por ciertos hongos; se denomina tiña de la cabeza. En esta variedad, la irritación e inflamación del cuero cabelludo dañan los folículos pilosos, con la subsiguiente caída del cabello, pero una vez erradicada la infección, mediante el tratamiento con antimicóticos, el pelo crece otra vez.

En la mayoría de las personas la alopecia, no tiene otras implicaciones negativas aparte de las de índole estético, pero a veces puede indicar la presencia de enfermedades, intoxicaciones o de trastornos de la conducta, por lo que es importante consultar al médico para una cuidadosa valoración, más aun teniendo en cuenta que si el problema se detecta en sus etapas tempranas y dependiendo de la causa, es posible recuperar el cabello perdido mediante los tratamientos actualmente disponibles.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

TECNOLOGÍAS PARA HACER EJERCICIO

VER MÁS

GUÍA DE HÁBITOS SALUDABLES PARA EL NUEVO AÑO

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesLa pérdida del cabello (alopecia) es una condición muy frecuente y aunque por lo general se piensa que es un problema netamente masculino, puede afectar tanto a hombres como mujeres. Ello se debe a que existen varios tipos de alopecia, debidos a diferentes causas y pueden presentarse a cualquier edad, incluso algunos ocurren en […]

Calificacion.
 
Summary