USTED ESTÁ:

PRINCIPAL

COMPARTIR

INTOLERANCIA A LA LACTOSA, UN PROBLEMA MODERNO.

11 diciembre 2015

Gases, eructos, indigestión y otros problemas digestivos reiterativos son producto de la intolerancia a la lactosa, (el azúcar de la leche). En algunos casos, esta situación lleva a la reducción o eliminación definitiva del consumo de leche, y por supuesto de sus derivados, ¿sabes lo que significa tener que dejar un buen queso de lado? Ha de ser una tortura.

Si bien es cierto que la intolerancia a la lactosa es una condición moderna, no es tan común como se piensa, en ocasiones los síntomas en realidad obedecen a otras enfermedades o trastornos de la digestión, entre ellos, el colon irritable, la intolerancia al gluten (una proteína que se encuentra en el trigo y otros cereales, como el centeno, la cebada y la avena), la presencia de parásitos (como amebas) u otras infecciones (por bacterias o virus) en el tracto digestivo; el uso reciente de antibióticos para el tratamiento de alguna infección en cualquier parte del cuerpo o la hipersensibilidad (alergia) a otros alimentos.

La lactosa no distingue entre edad, raza, ni sexo, es claro que un dolor de estómago a todos nos toca y en cualquier momento los infalibles gases también, pero ¿en qué consiste la intolerancia a la lactosa? El azúcar presente en la leche, necesita de una enzima denominada lactasa para su adecuada digestión y asimilación, esta es producida por las células que recubren el intestino delgado, y es la que rompe a la lactosa en sus componentes básicos (glucosa y galactosa).

Cuando existe una deficiencia de lactasa, cantidades variables de lactosa sin digerir pasan de largo por el intestino delgado y entran al intestino grueso, donde son utilizadas por las bacterias intestinales para obtener energía, en un proceso que genera gases y otros compuestos (no absorbibles), los cuales son los responsables de los síntomas de la intolerancia a la lactosa.

En Colombia, según estadísticas del Ministerio de Salud y Protección Social, 14% de los adultos son intolerantes a la lactosa. Además, es más frecuente en personas mayores de 50 años porque durante el proceso natural de envejecimiento, el intestino produce progresivamente menos cantidades de lactasa. Sin embargo, no exime a personas de otras edades.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesGases, eructos, indigestión y otros problemas digestivos reiterativos son producto de la intolerancia a la lactosa, (el azúcar de la leche). En algunos casos, esta situación lleva a la reducción o eliminación definitiva del consumo de leche, y por supuesto de sus derivados, ¿sabes lo que significa tener que dejar un buen queso de […]

Calificacion.
 
Summary