USTED ESTÁ:

SALUD

COMPARTIR

EJERCICIO, GRAN ALIADO PARA LOS DIABÉTICOS

6 enero 2016



La diabetes tipo 2 es una de las enfermedades más frecuentes en todo el mundo y, en la actualidad, es un verdadero problema de salud mundial no sólo por la gran cantidad de enfermos, sino por las graves consecuencias que acarrea sobre la salud de las personas afectadas, a corto y largo plazo, ya que tiene repercusiones sobre muchos órganos del cuerpo, entre ellos el corazón, las arterias, el cerebro, los riñones y los ojos.

De hecho, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte e incapacidad en las personas con diabetes tipo 2 y, por otra parte, a menudo la diabetes se acompaña de sobrepeso y obesidad, condiciones que no solo están vinculadas a un mayor riesgo de enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos, sino que aceleran la progresión de la diabetes.

En consecuencia, mantener un peso corporal adecuado y proteger el funcionamiento de todo el sistema cardiovascular son cuestiones fundamentales para los diabéticos y para ello las medidas más efectivas son el ejercicio y los cambios de la alimentación (disminuir el consumo de grasas y harinas, eliminar los azúcares refinados y reducir el contenido de sal en la dieta).

La práctica periódica de ejercicio en las personas con diabetes brinda numerosos beneficios, tales como:

Ayuda a mantener un peso adecuado.
En aquellos con sobrepeso u obesidad, permite perder peso.
Reduce la cantidad de grasa corporal.
Retarda la progresión tanto de la diabetes, como de la prediabetes a diabetes.
Reduce la cantidad de glucosa en la sangre porque mejora la capacidad del organismo para producir insulina y utilizar la glucosa.
En la sangre, aumenta la cantidad de colesterol “bueno” o HDL-C y disminuye la de colesterol “malo” o LDL-C, retardando o frenando el desarrollo de aterosclerosis.
Mejora el funcionamiento del corazón y los vasos sanguíneos.
Mantiene fuertes los huesos y mejora la flexibilidad de las articulaciones, así como la coordinación y el equilibrio.
Disminuye el estrés.
Aumenta la energía, la vitalidad y la sensación de bienestar.
Mejora la respuesta del cuerpo a los medicamentos contra la diabetes, asegurando un control efectivo de la enfermedad.
Ahora bien, antes de comenzar a practicar ejercicio con regularidad es importante que las personas diabéticas consulten al endocrinólogo o a su médico de cabecera para seleccionar el tipo de actividad física que más les conviene, las características de esta, que sean más adecuadas a su condición, y ciertas precauciones que es preciso tener al hacer ejercicio.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

TECNOLOGÍAS PARA HACER EJERCICIO

VER MÁS

GUÍA DE HÁBITOS SALUDABLES PARA EL NUEVO AÑO

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votes La diabetes tipo 2 es una de las enfermedades más frecuentes en todo el mundo y, en la actualidad, es un verdadero problema de salud mundial no sólo por la gran cantidad de enfermos, sino por las graves consecuencias que acarrea sobre la salud de las personas afectadas, a corto y largo plazo, […]

Calificacion.
 
Summary