USTED ESTÁ:

SALUD

COMPARTIR

CLAVES PARA EL CUIDADO ADECUADO DE LA ZONA ÍNTIMA FEMENINA

6 enero 2016

Cada día más mujeres son conscientes de los cuidados especiales que requiere su zona íntima, para evitar infecciones, irritaciones y malos olores. Estas molestias son extremadamente comunes y aunque pueden ocurrir a cualquier edad, incluso en las niñas, tienden a presentarse con mayor frecuencia entre los 14 y los 49 años de edad.

Al respecto, de acuerdo con la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO) cada año 20% a 40% de las mujeres mayores de 16 años tienen por lo menos un episodio de irritación de la vulva y la vagina (vulvovaginitis), en tanto que 4 de cada 10 presentan dos o más infecciones vaginales (vaginosis) por bacterias, hongos o parásitos (sobre todo por un parásito denominado tricomona).

Aunque los genitales femeninos cuentan con mecanismos naturales que los protegen contra la irritación y las infecciones, en particular ciertos microorganismos, llamados lactobacilos, que constituyen la microflora vaginal normal y el vello que tapiza el pubis y los labios externos de la vulva, algunos hábitos cosméticos y de cuidado de la zona íntima que cada vez son más utilizados pueden predisponer a la vulvovaginitis y las vaginosis, tales como:

La eliminación completa, periódica o duradera (definitiva), del vello de la zona íntima.
El uso demasiado frecuente de desodorantes íntimos.
La limpieza excesiva de los genitales con duchas vaginales, sobre todo si para ello se emplean jabones alcalinos (como el jabón de tocador).
El uso prolongado de protectores diarios.
La depilación o el rasurado completos (con máquina, cera u otros procedimientos similares) son cómodos y estéticos, pero además de irritar la piel del pubis y los genitales externos, eliminan la malla protectora que forman los vellos favoreciendo que el sudor, el agua u otros líquidos, y por supuesto las bacterias, entren a la vagina, lo que predispone a las infecciones.

Muchas mujeres argumentan que la eliminación completa del vello mejora la higiene íntima, pero esto no es cierto; de hecho, tiene el efecto contrario pues la ausencia de vello facilita la migración hacia los genitales de los gérmenes que normalmente se encuentran en la piel alrededor del ano.

Es más, algunos procedimientos de depilación duradera (como el láser) no sólo destruyen los vellos sino también las glándulas sebáceas que se encuentran en la base de estos y, en consecuencia, disminuye notablemente la producción de sebo, el cual cumple una función importante porque forma una barrera grasa protectora que atrapa los gérmenes y evita que lleguen a la vagina.

Respecto a la limpieza de la zona íntima, es preciso tener en cuenta que una vagina sana está recubierta por una delgada capa de fluido y moco con un pH ácido (generado por los lactobacilos), la cual evita la proliferación de bacterias, hongos y parásitos. El lavado excesivo (así sea solo con agua) arrastra y elimina dicha capa protectora, a la vez que el uso de jabones corrientes o desodorantes íntimos reduce notablemente la acidez vaginal.

Por eso, para la higiene íntima los productos más apropiados son aquellos con un pH neutro o mejor aún ácido (o sea aquellos que contienen ácidos, como el ácido láctico, por ejemplo) y preferiblemente que no tengan sustancias antisépticas o antibacterianas, porque estas eliminan los lactobacilos protectores.

En cuanto a los protectores diarios, es conveniente cambiarlos al menos cada 6 horas y evitar los protectores perfumados, porque los perfumes usualmente tienen alcohol y sustancias grasas con un pH alto (mayor de 4).

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

TECNOLOGÍAS PARA HACER EJERCICIO

VER MÁS

GUÍA DE HÁBITOS SALUDABLES PARA EL NUEVO AÑO

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesCada día más mujeres son conscientes de los cuidados especiales que requiere su zona íntima, para evitar infecciones, irritaciones y malos olores. Estas molestias son extremadamente comunes y aunque pueden ocurrir a cualquier edad, incluso en las niñas, tienden a presentarse con mayor frecuencia entre los 14 y los 49 años de edad. Al […]

Calificacion.
 
Summary