USTED ESTÁ:

SALUD

COMPARTIR

CONOCE MÁS SOBRE LA CIRUGÍA REFRACTIVA

6 enero 2016

Muchas personas que tienen dificultades para la visión debidas a problemas como miopía, hipermetropía o astigmatismo (ya sea puro o combinado con alguno de las otros dos) y presbicia, que en conjunto se denominan enfermedades oculares refractivas, pueden mejorar su agudeza visual e incluso, a menudo dejar de usar gafas o lentes de contacto, gracias a la cirugía refractiva ocular.

Este procedimiento ha sido desarrollado desde hace ya algunas décadas y a grandes rasgos consiste en corregir los defectos de la córnea del ojo que ocasionan las enfermedades refractivas mediante una serie de microscópicos cortes que cambian la forma de la cornea.

De las distintas técnicas disponibles, la más utilizada actualmente es la cirugía refractiva con láser de luz fría, en la cual los cortes se realizan mediante un láser cuidadosamente calibrado, por un software incorporado al equipo que tiene todos los datos acerca de las características de la córnea de cada paciente y que define el sitio y la profundidad de los cortes requeridos para moldear la cornea y así corregir los defectos presentes.

En consecuencia, el procedimiento tiene una alta precisión, es específico para cada persona, seguro y confiable, a la vez que puede realizarse en pocos minutos, ocasiona mínimas molestias y no requiere de hospitalización (es ambulatorio).

Otra ventaja que posee es que por sus características permite una rápida recuperación y los pacientes pueden reintegrarse a sus ocupaciones habituales uno o dos días después de la operación.

Sin embargo, no todas las personas son candidatas adecuadas para este procedimiento. En general, no se aconseja la cirugía refractiva en:

- Personas con diabetes, glaucoma o catarata (opacificación del cristalino).

- Quienes presentan enfermedades que debilitan su sistema inmune, tales como infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), enfermedades autoinmunes o que están recibiendo tratamiento con medicamentos que disminuyen las defensas (corticoides, inmunosupresores, algunas hormonas).

- Personas con miopía progresiva o inestable, es decir aquella que no se estabiliza y, por el contrario, aumenta de año en año.

- Quienes, por cualquier razón, solo tienen un ojo.

- En caso de enfermedades previas de la córnea como queratitis herpética, queratocono, pterigios, cicatrices corneales o pannus que consiste en la formación de una zona con vasos sanguíneos en la córnea, usualmente debida a irritación persistente o crónica.

- En personas con enfermedades de la retina (desprendimiento retiniano, degeneración macular, retinitis pigmentosa).

- En hipertensos que no tienen controlada de manera adecuada su hipertensión arterial.

- Tampoco es conveniente realizar esta cirugía en las mujeres embarazadas o que están lactando a sus hijos, ni en las personas que sufren de trastornos convulsivos (epilepsia) o psiquiátricos. Además, no se aconseja esta cirugía antes de los 18 años.

Por ello, antes de recomendar la cirugía refractiva, el oftalmólogo elabora una detallada historia clínica y durante la consulta realiza un examen especial para establecer el diagnóstico correcto del defecto refractivo y la magnitud del mismo.

Como es preciso que tenga lugar el proceso normal de cicatrización, los efectos de la cirugía y, por lo tanto, la corrección definitiva de la visión se alcanza al cabo de 3 a 6 meses.

Aunque el objetivo de la cirugía refractiva láser es corregir definitivamente el problema de refracción, para que no sea necesario volver a usar lentes correctores, esto no siempre es posible, sobre todo cuando el defecto es muy severo o complejo y, es por eso que, algunas personas deben seguir usando gafas o lentes de contacto después de la cirugía.

Para obtener los mejores resultados y evitar cualquier complicación (como irritación o infecciones) es fundamental seguir las recomendaciones del oftalmólogo acerca de los cuidados que deben tenerse antes y después del procedimiento.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

TECNOLOGÍAS PARA HACER EJERCICIO

VER MÁS

GUÍA DE HÁBITOS SALUDABLES PARA EL NUEVO AÑO

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesMuchas personas que tienen dificultades para la visión debidas a problemas como miopía, hipermetropía o astigmatismo (ya sea puro o combinado con alguno de las otros dos) y presbicia, que en conjunto se denominan enfermedades oculares refractivas, pueden mejorar su agudeza visual e incluso, a menudo dejar de usar gafas o lentes de contacto, […]

Calificacion.
 
Summary