USTED ESTÁ:

NUTRICIóN

COMPARTIR

ALIMENTOS ‘MEMORABLES’

4 mayo 2016

“Dime qué comes y te diré quién eres” podría ser la frase que resume lo que dicen una y otra vez los estudios científicos de diferentes instituciones respetadas: La alimentación juega un papel fundamental a la hora de cuidar la salud de todos los órganos del cuerpo y el cerebro no es la excepción.

De acuerdo con Harvard Health Publications de 2012, un estudio dirigido por investigadores del Brigham and Women’s Hospital, publicado en la revista Annals of Neurology, los alimentos que ingerimos influyen en el mantenimiento de la buena memoria y en su deterioro, en parte por el comportamiento del colesterol. Las investigaciones apuntan a que cuando este, el colesterol, tiene niveles altos también se puede afectar el cerebro, pues aumentan las posibilidades de enfermedades vasculares en el cerebro.

Según la misma fuente, no es posible establecer una dieta que se defina claramente como beneficiosa para el cerebro de la misma manera como hoy la ciencia puede establecer una dieta adecuada para la salud del corazón, sin embargo se han asociado los alimentos con altos componentes de grasas insaturadas, como los de la dieta mediterránea, con menores tasas de demencia y de Alzheimer. Además, esta dieta también ayuda a cuidar el colesterol, es decir que resulta favorable por partida doble. ¿Cuáles son entonces esos alimentos?

Aceite de oliva: los beneficios de este producto mediterráneo están dados por los altos contenidos de grasas saludables monoinsaturadas, las cuales pueden ayudar a reducir el nivel del llamado colesterol ‘malo’ y ayudan a desarrollar y mantener las células en general. El aceite de oliva se puede usar como aderezo de ensaladas y también para preparar alimentos en vez de las margarinas que no son muy recomendadas.

Pescados ricos en Omega 3: las dietas ricas en pescado con Omega 3 como salmón, atún blanco, trucha y sardinas son beneficiosas para el organismo porque permiten una mejor circulación. La Asociación Americana del Corazón, AHA (por sus siglas en inglés), recomienda comer al menos dos raciones semanales de pescado rico en Omega 3. Existen varios suplementos que contienen Omega 3, pero es muy importante no consumirlos por cuenta propia, siempre es vital que sea un médico quien los recomiende en la dieta.

Nueces: al igual que el pescado, son fuente de Omega 3 y tienen antioxidantes que ayudan a retardar el envejecimiento de las neuronas. Un puñado al día es suficiente pues no se debe exceder su consumo, ya que tienen muchas calorías. Asimismo las semillas son muy buenas, como las de girasol y las de chía. Medical News Today, página independiente de información mundial sobre salud para especialistas y púbico general, sostiene que estas últimas “son una excelente fuente de Omega-3”. Ambas se pueden usar en ensaladas y también con cereales integrales y frutas.

Fresas y arándanos: según Harvard Health Letter, publicación de la Escuela de Medicina de Harvard, las frutas y las verduras ayudan a mejorar la salud de los vasos sanguíneos con lo cual se reduce el riesgo de un derrame cerebral que afectaría la memoria. Las frutas más recomendadas son las fresas y los arándanos, las cuales, según estudios de la misma universidad, reducen el riesgo de ataques cardíacos y ayudan a controlar el colesterol. Las fresas, además son antioxidantes y muy recomendadas para los pacientes con diabetes. Es bueno comer unas tres porciones a la semana de estas frutas.

Verduras: como se mencionó anteriormente, las verduras mejoran la salud de los vasos sanguíneos y con esto mejoran la circulación, fundamental para el buen funcionamiento del cerebro. Se pueden mezclar en diferentes ensaladas con nueces y semillas. También se les pueden agregar a las verduras verdes un poco de arándanos y fresas. Es importante anotar que se deben revisar los ingredientes de los aderezos, pues suelen tener mucha azúcar y su consumo diario puede no resultar muy bueno para la salud.

Cereales integrales: todos ayudan a reducir el colesterol, sacian el apetito y mejoran la circulación con lo cual ayudan a proteger el cerebro. Además, contienen fibra que ayuda al funcionamiento del aparato digestivo. Los más conocidos son el trigo, la cebada, el arroz, la avena, el maíz, la quinua y el centeno.

Té verde: Harvard Health Publications, de la Escuela de Medicina de Harvard, sostiene que el té verde tiene propiedades antioxidantes y aunque la mayoría de beneficios de esta bebida se han asociado con la disminución del riesgo de padecer varios tipos de cáncer, también se ha encontrado que reduce los riesgos de un ataque al corazón, que mejora el funcionamiento de las arterias y ayuda a disminuir lo que se conoce como colesterol ‘malo’ y sube el colesterol considerado ‘bueno’.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

ALTERNATIVAS SALUDABLES PARA LOS ANTOJOS DE LA NAVIDAD

VER MÁS

¿QUÉ ELEGIR, ALIMENTOS ORGÁNICOS O TRADICIONALES?

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votes“Dime qué comes y te diré quién eres” podría ser la frase que resume lo que dicen una y otra vez los estudios científicos de diferentes instituciones respetadas: La alimentación juega un papel fundamental a la hora de cuidar la salud de todos los órganos del cuerpo y el cerebro no es la excepción. […]

Calificacion.
 
Summary