USTED ESTÁ:

SALUD

COMPARTIR

RECOMENDACIONES EN LA SEMANA MUNDIAL DE LA LACTANCIA MATERNA

6 enero 2016

Desde el nacimiento y durante los primeros 10 a 12 meses de vida el alimento más completo y adecuado para los bebés es la leche materna, porque les brinda todos los nutrientes (grasas, proteínas, carbohidratos, vitaminas, minerales y elementos esenciales) y el agua que ellos necesitan para su alimentación.

Ahora bien, la lactancia es un proceso de aprendizaje para mamás y bebés, de modo que a veces pueden presentarse algunas dificultades y por eso es importante tener en cuenta los siguientes consejos:

Iniciar la lactancia lo antes posible después del parto, es decir durante la primera hora de vida, porque en este momento el recién nacido está bastante activo, tiene un instinto de succión más vigoroso y al familiarizarse de inmediato con la textura y la forma del pezón adquiere una mejor habilidad para succionar correctamente.
Es usual que al principio los recién nacidos tengan algunos problemas al aferrarse al pezón; para ayudarlos es conveniente abrir la boca del bebé, de tal manera que sus labios queden extendidos hacia fuera (evertidos). Al colocarlo sobre el pecho hay que asegurarse que el pezón esté por completo dentro de la boca del bebé y sus labios cubran toda la areola.
Para que el bebé desarrolle una buena succión y se habitúe mejor al pezón, los expertos recomiendan evitar el uso de chupos durante las primeras semanas de vida.

Los recién nacidos no tienen un horario de alimentación, aunque suelen sentir hambre cada 2 a 3 horas, por lo que en lugar de establecer un esquema estricto, lo más conveniente es adaptarse a las necesidad del bebé y darle de comer cada vez que lo solicite, sobre todo durante las primeras 2 a 3 semanas (por lo general, 8 a 10 veces diarias). Paulatinamente el bebé va estableciendo una frecuencia regular para alimentarse, que es cada vez más espaciada a medida que crece.
Al darle el pecho, es importante asegurarse que el bebé está tomando la leche y no se ponga a jugar con el pezón en su boca, sin succionar, porque con esto lo que hace es tragar aire y le dan gases.
Es mejor dejar que el bebé vacíe completamente un pecho antes de colocarlo en el otro. Con frecuencia, el bebé come suficiente de un pecho y rechaza el otro, porque ya no tiene hambre y está satisfecho; entonces, lo más conveniente es alternar los pechos, es decir darle de aquel que no ha tomado la siguiente vez que pida de comer.
Debido al valor nutricional de la leche materna, una vez cumplida la licencia de maternidad es preferible que los bebés la sigan recibiendo en lugar de sustituirla por leches de fórmula. Para ello, lo más práctico es extraerse la leche de forma manual o con un sacaleches y conservarla en recipientes de cristal o de plástico, para que quien cuida al bebé pueda dársela con un biberón.

Aunque no es necesario esterilizar estos recipientes, hay que lavarlos bien con abundante agua y jabón, así como secarlos completamente antes de llenarlos con la leche materna. A temperatura ambiente, la leche se puede mantener en buenas condiciones por 6 a 8 horas; también puede guardarse en la nevera hasta por 2 días o en el congelador (hasta por 4 meses).

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

TECNOLOGÍAS PARA HACER EJERCICIO

VER MÁS

GUÍA DE HÁBITOS SALUDABLES PARA EL NUEVO AÑO

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesDesde el nacimiento y durante los primeros 10 a 12 meses de vida el alimento más completo y adecuado para los bebés es la leche materna, porque les brinda todos los nutrientes (grasas, proteínas, carbohidratos, vitaminas, minerales y elementos esenciales) y el agua que ellos necesitan para su alimentación. Ahora bien, la lactancia es […]

Calificacion.
 
Summary