USTED ESTÁ:

BIENESTAR

A CUIDARSE LA PIEL EN LA ADOLESCENCIA

COMPARTIR

A CUIDARSE LA PIEL EN LA ADOLESCENCIA

19 diciembre 2013

Al llegar a la adolescencia, el aumento de la producción de hormonas (tanto masculinas como femeninas) ocasiona numerosos cambios físicos y emocionales. En la piel, las hormonas hacen que aumente la producción de sebo y la cantidad de células en la epidermis, que es la capa cutánea más superficial.

Entre los 14 y 18 años prácticamente todos los chicos y chicas (alrededor de 95%) sufren de acné, en el rostro y en otras partes del cuerpo como la espalda o el pecho. Como la testosterona (hormona masculina) es la principal responsable de estos cambios, el acné suele ser más intenso en los varones que en las niñas.

Además de su aspecto antiestético y molesto, el acné a veces puede ser severo y dejar cicatrices, porque los granos se infectan y pueden formarse quistes en las capas profundas de la piel, debido sobre todo a la costumbre de molestar los barros y espinillas.

Y por otra parte, el acné y la piel grasosa durante la adolescencia, en especial si son severos, suelen tener efectos psicológicos y emocionales que a menudo no son valorados en toda su dimensión. Muchos jóvenes no sólo se sienten incómodos con su apariencia física, sino que comienzan a aislarse socialmente y llegan a tener problemas de timidez, baja autoestima, ansiedad e incluso depresión.

Por todo esto es importante hacer algunas precisiones acerca del acné en la adolescencia: en primer lugar, casi siempre se trata de un problema transitorio, que suele desaparecer paulatinamente a medida que se estabiliza las hormonas sexuales en el organismo y es por eso que sólo en algunas personas el acné persiste después de los 20 años.

Con unos buenos cuidados de la piel puede evitarse la formación de quistes o de cicatrices antiestéticas y disminuir los barros y espinillas; claro que si el acné es muy severo, es preciso acudir al médico para recibir un tratamiento adecuado.

Muchos creen que las comidas grasosas, los chocolates o tomar gaseosas causan la aparición de los granos, pero esto no es cierto. No obstante, comer frutas y verduras, con alto contenido de vitamina A y C (naranja, guayaba, espinacas, brócoli) ayuda a mejorar la apariencia de la piel, porque dichas vitaminas abren los poros y reducen la cantidad de bacterias en la superficie cutánea.

También es usual pensar que el acné tiene que ver con la falta de limpieza y que lavarse la cara con frecuencia ayuda a evitar la formación de espinillas y barros, pero la verdad es que los jabones comunes lo que hacen es resecar la piel y esto favorece la obstrucción de los poros y la inflamación (enrojecimiento) de los granos. Por eso, para eliminar la grasa excesiva de la piel es preferible usar lociones limpiadoras medicadas, que tienen un pH neutro, una o dos veces por día.

Además, molestarse los granos en lugar de mejorar el acné, puede empeorarlo, porque hace que las bacterias penetren más profundamente dentro de la piel y facilita las infecciones.

Como el maquillaje puede obstruir los poros, es preferible evitarlo o usar el mínimo posible y siempre retirarlo en la noche con una crema desmaquilladora neutra, que no contenga alcohol ni otras sustancias irritantes.

Antes de utilizar cualquier producto para combatir el acné es importante consultar con el médico o un especialista en dermatología, quien podrá definir las medidas más apropiadas para controlar el problema.

Además, el cuidado de la piel desde la adolescencia tiene muchos efectos positivos a largo plazo ya que puede prevenir varios problemas de la piel que son frecuentes durante la vida adulta, tales como el envejecimiento prematuro (especialmente aquel debido a la radiación solar o fotoenvejecimiento), la resequedad (xerosis) y algunos tipos de cánceres de la piel.

En este sentido, algunas medidas sencillas y efectivas son:

- Tomar al menos 8 vasos de agua al día y aplicarse diariamente, en la noche, una crema hidratante facial o corporal las más apropiadas son aquellas que contienen colágeno y ceramidas, porque esto ayuda a mantener la piel hidratada, tersa y firme.

- Utilizar bloqueadores solares y no exponerse al sol sin protección, para evitar los efectos dañinos de las radiaciones ultravioleta de la luz solar (rayos UV-A y UV-B).

- Acostumbrarse a la limpieza diaria, con productos suaves y de pH neutro, porque esto retira las impurezas acumuladas sobre la superficie de la piel durante el día.

- Consumir una alimentación balanceada y saludable, con abundante cantidad de frutas y verduras frescas, debido a que estas aportan vitaminas y antioxidantes que la piel necesita.

COMPARTIR

CONTENIDO RELACIONADO

CONSEJOS PARA RENOVARTE EMOCIONALMENTE

VER MÁS

3 ACCIONES PARA TERMINAR BIEN EL AÑO

VER MÁS

COMENTARIOS FACEBOOK

Deja un comentario

0 votesAl llegar a la adolescencia, el aumento de la producción de hormonas (tanto masculinas como femeninas) ocasiona numerosos cambios físicos y emocionales. En la piel, las hormonas hacen que aumente la producción de sebo y la cantidad de células en la epidermis, que es la capa cutánea más superficial. Entre los 14 y 18 […]

Calificacion.
 
Summary